Hola holaaaaaaa!!! ¿Qué pensábais, que os íbais a librar de mí tan fácilmente? ¿Que me había dado un cuki en un retiro de estos de yoga que te dejan sin comer haciendo posturitas tol día sufriendo? Ja! Pos no bonic@s… que solo me he tomado un respiro. Si Borjita Thyssen o La Campa se toma unas merecidas vacaciones sin hacer el huevo, no voy a ser yo menos…

 

Pa l@s que son nuev@s: si no habíais recibido ningún capítulo antes y este es el primero, es porque siempre os he tenido en mente y se me ha ido pirando el panchi… welcome!

 

Los últimos meses no envié crónica porque fue todo rutina pura y dura, sin escapadas ni vacaciones locales… y no había mucho que reseñar. Se han ido un par de compas españoles y han venido otros dos, un catalán muy majete y una colombiana que lleva 39 años aquí pegada a este país. La llamo Mijita porque así nos llama ella a todos (mijito/ mijita) y nunca me acuerdo de su nombre… ella dice que alguien le leyó la mano en Colombia y le dijo que su sitio estaba aquí así que se vino y le dijo a un juez (aquí no existe el permiso de residencia, solo la nacionalidad y tardas muchos años en conseguirla) que si le daba la nacionalidad india ella renunciaba a la suya y nunca jamás saldría del país… y así ha sido… No sé, a veces la frontera entre qué interesante y que pedrá tiene alguien en la cabeza es más fina de lo que parece.

 

Por lo demás, clases, monzón y yo en julio-agosto me di un pirulo de dos semanas por la madre patria. No he avisado a mucha gente porque casi no he pasado por los madriles, solo 3 diícas aparte del sgte al de llegar, que con tres recados y dos cafeses los llené. Prometo volver más y mejor. Aparte es que llegué en un vuelo infernal que cogí cual rata de cloaca con Saudi Airlines barato porque tiene una escala que celebras tu cumpleaños por el camino. Nueve horacas de noche en el aeropuerto de Jedda, hecho solo para peregrinos que van a La Meca, con lo cual el aeropuerto en sí, es morería pura + cuatro europeos que lo miramos todo como el iconito del guasap, con los ojos muy abiertos…

 

Pasé un control que había que quedarse en bikini casi… imaginaos qué gracia le hizo al ente que venía detrás de mí: una señora tapada entera, incluyendo rejilla en ojos y guantes. Claro, la mujer policía le dijo que se empezara a quitar capas… y a la otra no le hacía gracia… y yo flipin…

 

Me hice fuerte en una silla (el aeropuerto es una sala grande y dos cafeterías, prou) y ahí, abrazadica al ordenata pasé la noche durmiendo. Cabe decir que los aviones iban muy vacíos  y me senté en el medio que hay cuatro asientos y te puedes tumbar. Eso sí, sigue viva mi capacidad de ir frita y abrir el ojo justo cuando pasa a mi lado el carrito de comida… jijiji. Y las mantas, una monada, que se lo digan al salón de casa. Las azafatas, majísimas, llevan un cacharro en la cabeza con casco + cortinilla que parece que vienen de ver si se ha llenado ya el panal, pero mu majas todas ellas. No sirven refrescos, solo zumos (ni mucho menos alcohol) y al despegar ponen un trozo del Corán, atrás del todo hay una sala para orar y las pelis y series tienen casi todas censurilla pixeladora de escotes, faldas, marcas de alcohol…Pa rematar, me llegó la maleta una semana tarde (que contenía saris valorados en mas de 2.000 euros, jiji)

 

En España he pasado caloret pero he tomado carnaca y jamonaco así que todo bien. He visto a las gentes del pueblo (¡yo por mi pueblo MATO!) y me ha encantado… Luego playa con churrusque y crisis de pellejo incluida en Asturies y tres días en Madrid dándolo todo.

 

Al venir, si la escala de ida era infernal, esta de vuelta era de diez horas y pico, también de noche, se llevaba la palma. Además el vuelo hacía parada técnica una hora y media en Jedda y luego a Riad, que era la escala gorda. Cuando estamos aterrizando en Jedda, por arte de magia, todas las mujeres se ponen el capisallo de musulmanas. Flipo!! Fue oir la primera rueda del avión que rebota en el suelo al aterrizar y todas, chan! ahí ya tapadas.

 

Nos quedamos pocos, entre otros la señora de mi fila y sus nenes a la que miré en plan: uy hija, te preguntaría tantas cosas… y de repente me dice: ¿tú sigues a Riad? Y yo: ¡hablas español? Total, que tras un sinprisaperosinpausa tercer grado averigüé que su marido trabaja en el consulado de Arabia Saudí en Málaga (naturaca, con tanto palacete en Marbella!) y allí ella vive y aprende español, ahora iba de vacaciones un mes a Riad. Me cuenta que en Francia, donde había vivido antes, había tenido problemas de racismo y tal pero que en España estaba muy cómoda. Y que no llevaba velo ni ná de ná para que no le dijeran nada.. y yo pensando: sí, sí,  que vas más a gusto que un arbusto, nos ha jorobao!

 

Sus nenes también hablaban algo de español, total que ahí estuvimos raja que te raja y yo pensando en un docu que hay sobre Arabia Saudí, que sale, entre otras barbaridades, una de las plazas principales de Riad que tiene alcantarillas en el suelo para que se filtre la sangre tras las decapitaciones… jebi metal!!

 

También me hablaron otra mujer en plan: qué haces tú aquí (era periodista y me hablaba como destrangis y me deseó suerte) y otras dos azafatas del vuelo también, que de dónde era, qué hacía, que querían aprender español… conclusión: tengo cara de persona hablable.

 

Al llegar a Riad veo que hay otros dos españoles que han hecho la misma subnormalidad que yo y hacen la escala de la muerte… y decidimos pagar los 30 euros del vip lounge y mira, buffet a todas horas, sillones que se estiran tipo cama, ordenadores, wifi… y qué dinerito más bien invertido (gracias por el consejo Paula!!). Total, ellos se habían conocido en el primer vuelo, venían a mochilear a India por tercera vez y nos contamos las vidas y ahí pegados los tres toda la escala, una chica de Zamora, un chico de Cuenca y yo. Llegué a casa cansadérrima y con un retraso de varias horas y al día siguiente currele. Todo bien.

 

A la semana siguiente, o sea, esta, viendo que el 15 de agosto es la fiesta de la independencia y cuando fue Diwali (superfestivo) nos hicieron venir para ná (luego no hubo clases) decidí escapar 14 y 15 a Varanasi. Me fui en avión en plan pijales porque en tren se tarda 8-10 horacas y el viaje de por sí te deja agotada (aparte de que los billetes de tren se acaban con bastante antelación). Me fui lunes por la mañana y volví martes por la noche.

 

Pido perdón si las liñas que vais a leer a continuación contradicen vuestros maravillosos viajes y el recuerdo que os quedó de Varanasi a algunos… este reporte es más aséptico y pedrusquil…. Quizá porque había oído y leído mucho, me habían contado, tenía muchas ganas… No es que no me haya gustado pero no ha sido la ultramegasuperexperiencia que te describen las guías: en Varanasi no busques experiencias, te encontrarán ellas a ti…; Varanasi tiene una energía especial; es el origen y semilla de todo… ciudad sagrada y milenaria… En fin, la ciudad como tal me ha parecido una entrañable marranada, la experiencia hay que vivirla y el lugar… Pazuqui: aquí sí podemos decir… que se lo están cargando… no sé si porque iba yo sola cual carne de cañón para los locales (supongo que la gente que va en grupo,  o con más relax, o en otro plan… es diferente) pero me he sentido un billete con patas… y cuánto más te venden los rollos espirituales más te sacan los ojos. Lo más sagrao y al lao de lo más capullo del lugar…

 

Sí es verdad que es pa flipar un poco con la de gente que hay, tan raruna y diferente, cada uno a su bola; mezclado con lo sugestionado que vayas y ver tan de cerca el río megasagrado, los cuerpos quemándose y al lado unas vacas bañándose, al lado una familia, ..etc.

Ahí se combina que te intentan timar a todas horas, con que es India y hay que regatearlo todo, con toda la peña que te pide… y hay que tener paciencia.

 

La parte de la ciudad que está junto al río son callejones estrechos peatonales y ghats, que son las escaleritas que bajan al río… hay 84 ghats o formas de bajar al río, de diversos tamaños.

 

Lo primero que vi fueron los crematorios  (hay 2 y funcionan las 24h) que ya me llevó un chico (ahí te habla to kiski para contarte rollos, venderte cosas, llevarte a su tienda y ofrecerse a pasearte… de los 800 plastas que se te acercan alguno cuela) y me dejó con un brahmán  (la casta más alta) que son los que hacen las ceremonias…  y me explica todo (que se queman unas 200-300 personas al día, que cada una dura unas 3 horas, que hay 5 tipos de personas que no se queman: shadus que son los ascetas hindúes, los que van de naranja, niños, mujeres embarazadas, leprosos y gente que le ha mordido una cobra; estos se tiran al río atados con piedras). También que se quema con madera de sándalo que cuesta carísima…  (unas 7.000- 8000 Rs por pira = 100 euretes) y que en el sitio de las cremaciones solo están los hombres porque las mujeres lloran y las lágrimas interfieren en el karma del muerto.

 

Total, que le digo, ¿no voy a ver nada que me impresione, no? Y me dice; en absoluto. Y me giro de casualidad y a mi izquierda muy cerca de mí tenía una pira con unas piernas saliendo, y yo: venga guay…

 

Cuando se terminan de churruscar suelen quedar las costillas en el caso del hombre y la cadera de la mujer… (esto me pareció raro… algún médico puede explicármelo?) y eso va pal río…  y el familiar responsable (el padre si es un hijo, el marido si es una mujer…) se rapa, se baña y se cambia de ropa…  se pone de blanco.

 

Bueno, después de ver esto me pasó lo que en algún momento me tenía que pasar en India y que es tan común, que me tangaron pero bien tangada… el brahmán me metió un rollo de que se hacen donaciones para los pobres que no se pueden quemar y me llevó ante una vieja que me puso la mano en la cabeza y me dijo algo del karma y no se qué… me parecía todo raro… pero te meten esos rollos de la espiritualidad y yo que sé, me imaginaba la nueva versión de la guía Lonely planet con un cuadro –anécdota de estos azules llamado La turista sin corazón que decía desde hace miles de años se entregan donaciones para perpetuar el buen karma del lugar y contribuir a la paz de los muertos y blablá… solo se conoce un caso de una turista española sin corazón que decidió no dar nada… y blablá…

 

 En fin, que no sabes si estás siendo una gusana inmunda al no dar dinero… pero era todo rarito… Yo, que había comido un rato antes, no me quedaba suelto y saco un billete de 500 (8 euros) como para ver si me dan cambio, jajajjaa (en ese momento me acordé de Sara, una de mi barrio que cuando éramos pequeñas en misa pasó la vieja con el cepillo y ella tenía una moneda de 200 pelas y miró a la vieja y le dijo: ¿tienes cambio? Pa no echar las 200 pelas… y la vieja obviamente le miró con los ojos inyectados en sangre como diciendo: no se cambia una moneda dentro de la casa del Señor… jajja) total, que no sé cómo el billete pasó a manos de la vieja!!! Hijaputa!!! Y me hace un gesto como de más, más… será zorra infernal!! Y nada, me fui pitando claro… le digo al chico que me dejó ante el brahmán que me han timado (él incluido, claro) y me dice: oh, lo siento… total que yo quería ver un templo muy chulo que no está permitida la entrada a extranjeros salvo si pagas algo…algo!!  y saben que todos los guiris perdemos el culo por ver ese templo… y me dicen: deja los zapatos aquí y entras con unas flores, son mil rupias, (que eso es un dineral aquí y solo lo he pagado yo en el Taj Mahal que es como lo más-más, que ahí no hay ningún tipo de descuento) y le digo que se peine. Ya está bien, hombre-ya.

 

Así que tras estas dos anécdotas me relajé en el sentido de: van a ir a por ti, ya sabes lo que hay… ¿qué pena verdad? Tanto braman y tanta peña sagrada y te intentan timar por todos los lados… porque saben que tú respetas su cultura… hay que andar con 100 ojos… y me salí un poco de esa zona comprobando que los alrededores son aún más cerdetes… es todo calles empedradas con motos, peatones y vacas, cabras, mogollón de perros… ya sabemos que los animales cagan así que imaginaos la marranada…  huele que flipas… hay rincones que no sabes si son un altarcito sagrado o un montón de ñordaca… y hay casas abiertas con peña de repente en cuclillas o posiciones raras y no sabes si están cagando, rezando… una de las veces venía detrás una vaca y me dicen: corre que las vacas en los callejones se agobian y pueden echar a correr… digo guay, nos montamos un grand Prix del verano aquí en un pispás…

 

Me fui a ver una mezquita preciosa que no había nadie… y lo mismo, el hombrecillo: si me das 100 rupias te enseño el piso de arriba… y yo: pues casi prefiero imaginármelo…  (A ver, el tema de los dineros no es por no pagar, es que hay cosas que claramente no lo valen… y te molesta que te engañen… y luego yo ya no perdonaba ni una!). Llegó una pareja que tenían cara de españoles  y me miraban pero no hablaban… y yo rayada… al final él habló raro y es que eran sordos!! Pero me entendían… más majos… (Ayrim, dónde estabas en ese momento??)

 

Después comí y me fui a ver la ofrenda Pooja en el Main Ghat que es a las siete (los ghat son las escaleritas que bajan al río, por si alguien está  haciendo lectura diagonal). Por el camino me pegué como una garrapata a un guía indio que hablaba español porque a veces callejear cansa y le dije: me pego a ti si no te importa que entiendo que vas al pooja… pues este guía había sido alumno de mi jefa!! Jejej

 

El pooja (ofrenda) lo hacen unos chicos brahmanes en el ghat, y se pone hasta la bandera de peña que se sienta en las escaleras y en frente está tan petado que no te das cuenta de que es gente en las barcas… dura una hora y media y va combinada con música, cogen antorchas… mola. He de confesar que me quedé frita un rato… no sé si la gente de mi alrededor pensaba que estaba en trance, jeje, pero es que estaba molida.

 

Después de buscar y preguntar un significado profundo de esta ceremoña, un indio que encontré de allí y que hablaba español perfectamente me dio el mejor razonamiento: vosotros tenéis la misa del domingo con el cura y tal y nosotros esto. Fin.

 

Bueno, después de hablar con más gente, comprobar que está petado de turistas españoles, pirulear un rato más y cenar, me fui al sobre que estaba muertica porque había dormido tipo 3 horas y el día había sido intenso. Quería pasear en barquita al amanecer pero yo sola… solo de pensar en la negociación y que me pedirían un riñón + las 2 retinas, se me quitaban las ganas… pero el del hostel me dice: un amigo mío te pasea una hora y media por 500 rupias y era un precio tan bueno que dije: aquí hay truco… pero en fin… y me levanté a las cinco y no había truco!! Estuvimos solos dos coreanos y yo en una barca enoooorme, con el chico que la llevaba y un niñito… fue muy guay ver todo desde el otro lado… cruzarnos con barcas petadas de guiris y nosotros espatarraos en la nuestra… nos trajo un té mañanero y nos contó cosas de la ciudad… y se estaba guay a las 6 de la mañana, que aún no hace calor, mucha tranquilidad, mucha gente bañándose pero en silencio…  (las mujeres se bañan con el sari, qué práctico!) 

Luego regresé a desayunar y me fui a Sarnath, ciudad chula cercana con restos arqueológicos y una estupa (monumento espiritual budista) donde se dice que un tipo llamado Siddharta Gautama (Buda pa los amigos) dio su primera charleta. Oooooootra vez a negociar… empecé en 900 y bajé a 350 con un autorickshaw que me llevaba, me esperaba y me traía… él debió pensar: qué ganga!! porque pensaría que era, ver alguna cosilla y volver, no sabía lo plasta que soy yo!!!! Que fotografío cada rincón y peino los lugares, jajaja y a la media hora de estar allí ya me estaba llamando por telf. y yo: uuuh… pues no le queda nada a este… estuve dos horas y media y me gustó mucho…

 

Luego regresé y comí en bar de guiris total… y hablé con una parejita de catalufis que mucho pendiente y mucho tatu pero se les había hecho bola el viaje y lo iban a recortar… pobrines… venían pa 3 semanas y se quedaron dos…  los llevé a mi hostel, cómo sudaban… y se les había cortado el rollo, ya no querían ni comer, se pidieron un plato de papas fritas y llegó una madre con bebé a pedirles… (el tema de cuando la gente te pide da pa otro capítulo entero), le dieron unas patatas y al minuto vino otra…etc… y así…

 

Después me hice una visita a tres templos que molaron bastante… superanimados, como era festivo, todo petado, me pusieron puntito en la frente y collarcito…, el tercero de ellos era un templo de monos… mola mola. Hemos venido a jugar y hay que verlo todo: descalzarse, pasar el amoñigamiento inicial de gente, probar la cosa esa blandengue que toman y disfrutar viendo todo lo que hacen…

 

Después de eso tiré pal aeropuerto… pedí un taxi por Uber y estaba carísimo (depende de la demanda que tenga) y me dijeron que no llegaban tuktuks al aeropuerto ni de coña, solo coches… porque está lejísimos, como a 25-30 km… y había un chico por allí que me dice: te llevo en mi tuktuk …y al final me llevó el chico a toda pastilla con música india a todo trapo y fue un buen fin de viaje…

 

Luego el avión y llegué a casa como si llegara de la guerra, guarrilla, sudada y qué intensidad todo!!!

 

Al día siguiente al currele y por la tarde (cagándome en todo) me había comprometido a muerte a mi primera clase de yoga… diooooos… qué cuerpo de croquetaaaaa. Pero bien, profe majete, poca gente, poca luz… y la idea era volver el viernes pero joeeeee, qué agujetones… así que dimos la clase en casa un compa de piso y yo y ya me sale debuti el saludo al sol. Papi, dentro de poco, Ramiro Calle un principiante a mi lao.

 

Bueno majos, y hasta aquí la crónica… qué hay de esos veranos, contadme!!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR
A %d blogueros les gusta esto: