PIENSA

Resultados del Certamen

.

ESTOS SON LOS RESULTADOS DEL

III CERTAMEN PIENSA 2015

 

OBRAS PREMIADAS

Mejor obra PIENSA 2015:

P068 Cruzaracnofixión
José Luis Sánchez Pascual

Encontré la religión pegada en una ventana. Jesucristo enganchado al parteluz de un fulgor sin brillo. Las plegarias de sus fieles, tejidas en seda blanca y lanzadas cual vetustas oraciones, ligeramente modificadas, eternamente repetidas. Intentando mitigar el vacío que se abre entre la imagen y su semejanza, equivocando la fe con el deseo, enquistando en el tiempo los preceptos como errores, mandamientos mal interpretados: enseñanzas perdidas en mentes, madejas teleológicas, que ensucian los mensajes que de la cruz sin cuerpo emanan. Dios enterrado en la ignorancia de quienes se elevan como heraldos a la altura de la verdad entre verdades. Todo enredado, todo sucio, todo en vano y al final solo el recuerdo de algo que vagamente nos cegaba y que ahora apenas nos guía.

Encontré la religión pegada en una ventana. Jesucristo enganchado al parteluz de un fulgor sin brillo. Las plegarias de sus fieles, tejidas en seda blanca y lanzadas cual vetustas oraciones, ligeramente modificadas, eternamente repetidas. Intentando mitigar el vacío que se abre entre la imagen y su semejanza, equivocando la fe con el deseo, enquistando en el tiempo los preceptos como errores, mandamientos mal interpretados: enseñanzas perdidas en mentes, madejas teleológicas, que ensucian los mensajes que de la cruz sin cuerpo emanan. Dios enterrado en la ignorancia de quienes se elevan como heraldos a la altura de la verdad entre verdades.
Todo enredado, todo sucio, todo en vano y al final solo el recuerdo de algo que vagamente nos cegaba y que ahora apenas nos guía.

Mejor obra de temática social o documental:

P087 MIRADAS
ANTONIO ATANASIO RINCÓN

Sonrisas... lágrimas.... momentos de alegría y otros de tristeza y soledad. No hay mas que viajar a otro continente para encontrarse escenas insólitas. Niños en situaciones de profunda tristeza contrasta con otros momentos de alegría. La vida en su plena existencia, sin lujos, sin bienes materiales, sin codicia, sin odio.... solamente lo esencial y lo grande del ser humano.

Sonrisas… lágrimas…. momentos de alegría y otros de tristeza y soledad. No hay mas que viajar a otro continente para encontrarse escenas insólitas. Niños en situaciones de profunda tristeza contrasta con otros momentos de alegría. La vida en su plena existencia, sin lujos, sin bienes materiales, sin codicia, sin odio…. solamente lo esencial y lo grande del ser humano.

Mejor obra sobre entorno o paisaje:

P038 Hombre perro
Manuel Muñoz García

Tenía cuatro patas, dos de las cuales eran piernas. No era como aquel Minotauro, que tuvo cuerpo de hombre y cabeza de toro. Era un dos en uno. Pero no le faltaba de nada  Tenía dos cabezas y dos brazos. Y dos cuerpos: uno vertical y otro horizontal. No era un monstruo. Era un hombre perro.

Tenía cuatro patas, dos de las cuales eran piernas. No era como aquel Minotauro, que tuvo cuerpo de hombre y cabeza de toro. Era un dos en uno. Pero no le faltaba de nada Tenía dos cabezas y dos brazos. Y dos cuerpos: uno vertical y otro horizontal. No era un monstruo. Era un hombre perro.

Mejor obra emocional o reflexiva:

P105 Mirrors
Juan Carlos Pascual Piernagorda

Monstruos que habitan en mi cerebro, fantasmas que nublan mi imaginación, espejos caprichosos que me dan la espalda impidiendo que mi otro yo me secuestre.   ¿Quién soy? ¿Yo soy eso? Sí.  No.  Siempre y nunca, sol y luna, vivo y muerto, yo y yo.   Mi miedo se regodea de mi debilidad, me agarra con todas sus manos y me inmoviliza, me sujeta los párpados para que no pueda dejar de mirar, y me muestra lo que veo y no quiero, lo que no me atrevo a soportar, la inquietud de lo desconocido o encerrado que ahora asoma con claridad.   Me aterrorizo y al final caigo en la oscuridad profunda, para morar allí hasta que sea fuerte y pueda mirar sin estremecerme.

Monstruos que habitan en mi cerebro, fantasmas que nublan mi imaginación, espejos caprichosos que me dan la espalda impidiendo que mi otro yo me secuestre.
¿Quién soy? ¿Yo soy eso? Sí. No. Siempre y nunca, sol y luna, vivo y muerto, yo y yo.
Mi miedo se regodea de mi debilidad, me agarra con todas sus manos y me inmoviliza, me sujeta los párpados para que no pueda dejar de mirar, y me muestra lo que veo y no quiero, lo que no me atrevo a soportar, la inquietud de lo desconocido o encerrado que ahora asoma con claridad.
Me aterrorizo y al final caigo en la oscuridad profunda, para morar allí hasta que sea fuerte y pueda mirar sin estremecerme.

 

TODOS LOS PARTICIPANTES:

P142 DÓNDE FUERON
FREDDIE CHERONNE PEREZ

Dónde fueron los que fueron a traer lo que trajeron Qué caminos recorrieron Qué asuntos acontecieron Cuántos dichos nos dijeron Cuánta desdicha trajeron Cuántas pérdidas perdieron por sentir lo que sintieron Dónde irían los que irían a hallar lo que no querían Dónde irían los que irían que tan poco se reían Cómo y cuándo dormirían y por qué se retorcían Cuan profundo sentirían cuando se arrepentirían Dónde fueron los que fueron a traer lo que trajeron Dónde fueron los que fueron Y por qué jamás volvieron

Dónde fueron los que fueron
a traer lo que trajeron
Qué caminos recorrieron
Qué asuntos acontecieron
Cuántos dichos nos dijeron
Cuánta desdicha trajeron
Cuántas pérdidas perdieron
por sentir lo que sintieron
Dónde irían los que irían
a hallar lo que no querían
Dónde irían los que irían
que tan poco se reían
Cómo y cuándo dormirían
y por qué se retorcían
Cuan profundo sentirían
cuando se arrepentirían
Dónde fueron los que fueron
a traer lo que trajeron
Dónde fueron los que fueron
Y por qué jamás volvieron

P141 Barcelona
Tayná De Souza Maciel Belizário

Barcelona. ¡Qué bonita ciudad! El famoso escritor Cervantes habló sobre ella en su más famosa obra.   "Barcelona, archivo de la cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos y correspondencia grata de firmes amistades, y en sitio y en belleza única" (Don Quijote de La Mancha) Realmente no sé si puedo darle la razón a todas las afirmaciones que hace, pero sin duda alguna, la última es la más acertada..."En sitio y en belleza única"...Que bonitas palabras para describir un lugar aún más bello. Una ciudad inmensa, llena de vida; un portal entre el pasado y el futuro, como había dicho Corbusier.  Y desde las alturas está ciudad aún guarda su grandeza.  Me despido de ti Barcelona; lienzo de grandes, musa de muchos...

Barcelona. ¡Qué bonita ciudad! El famoso escritor Cervantes habló sobre ella en su más famosa obra.
“Barcelona, archivo de la cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos y correspondencia grata de firmes amistades, y en sitio y en belleza única” (Don Quijote de La Mancha)
Realmente no sé si puedo darle la razón a todas las afirmaciones que hace, pero sin duda alguna, la última es la más acertada…”En sitio y en belleza única”…Que bonitas palabras para describir un lugar aún más bello. Una ciudad inmensa, llena de vida; un portal entre el pasado y el futuro, como había dicho Corbusier.
Y desde las alturas está ciudad aún guarda su grandeza.
Me despido de ti Barcelona; lienzo de grandes, musa de muchos…

P136 Perderse
Sonia Grande Ruiz

Instrucciones - Para - perderse en el negativo de lo Oscuro. Para - el ojo - que atiende - te entregas - la niebla - Nada mejor para caminar Puedo evitar no evitar el Vacío  Solemne Diferente Continuo   hacia las extrañas matas escuché lo Oscuro me mantuve - en los confines y aunque regresé nunca lo pude temer.

Instrucciones – Para – perderse
en el negativo de lo Oscuro.
Para – el ojo – que atiende –
te entregas – la niebla –
Nada mejor para caminar
Puedo evitar no evitar
el Vacío
Solemne
Diferente
Continuo
hacia las extrañas matas
escuché lo Oscuro
me mantuve – en los confines
y aunque regresé
nunca lo pude temer.

P135 “Sin título”
Sonia Grande Ruiz

la vida es - para ti - te he visto en tu hogar el secreto es demasiado sencillo para Ser descubierto Aquellos que se encuentran Aquí Somos y Sabemos pudiera sentarme ante ellos pero tu - fiel consigo  permites - sentirme - hasta llegar al cielo blanca cobertura y son tan bellos nuestros gritos- que los Olvido para Verte - volar.

la vida es – para ti –
te he visto en tu hogar
el secreto es demasiado sencillo
para Ser descubierto
Aquellos que se encuentran Aquí
Somos y Sabemos
pudiera sentarme ante ellos
pero tu – fiel consigo
permites – sentirme – hasta llegar al cielo
blanca cobertura
y son tan bellos nuestros gritos-
que los Olvido
para Verte – volar.

P134 Ser frágiles
Sonia Grande Ruiz

Ser frágiles -  es lo que nos salva- Cuerpos - hasta que dejemos de serlo adueñarse de la Raíz sensual-  Salvia de la vida -  en un gran Silencio - despertaba como Una niebla - un tiempo y otros caminos Me guiará a Tu criatura espeluznante - nunca me sentí desesperanzada Como Cuando examino a un solo ser.

Ser frágiles –
es lo que nos salva-
Cuerpos – hasta que dejemos de serlo
adueñarse de la Raíz sensual-
Salvia de la vida –
en un gran Silencio – despertaba
como Una niebla – un tiempo
y otros caminos
Me guiará a Tu criatura
espeluznante – nunca me sentí
desesperanzada Como Cuando examino
a un solo ser.

P133 Disidencia
Sonia Grande Ruiz

Me sumerjo en la naturaleza porque es donde me encuentro con la razón y su orden de una manera clara y sencilla, como todo lo profundo. Hay un sentimiento que me acoge en lo salvaje y es el de que “todo está bien”. Me hace entender que muchas de las patologías del hombre moderno son una cuestión de desconexión con el todo. El hombre necesita de la naturaleza para encontrar su razón de ser

Me sumerjo en la naturaleza porque es donde me encuentro con la razón y su orden de una manera clara y sencilla, como todo lo profundo. Hay un sentimiento que me acoge en lo salvaje y es el de que “todo está bien”. Me hace entender que muchas de las patologías del hombre moderno son una cuestión de desconexión con el todo. El hombre necesita de la naturaleza para encontrar su razón de ser

P131 METAMORFOSIS
Montserrat Villanueva Del Moral

"MARIPOSA" del griego antiguo "PSICHE / PSIGE/ PSIQUE". El prefijo "PSI" posee como símbolo una estilizada mariposa ¥ (este no es pero parecido)  Psique = Soplo / Aliento / Alma Así los griegos simbolizaban el alma o la psique humana con las alas de una mariposa/ niña alada.  Dicen que si una mariposa se posa en ti, renacerás. Cumplirás una bella metamorfosis.  La fotografía es esa metamorfosis, un soplo de alma, un "Psi" estilizado, destinado a posarse en algún ser humano.

“MARIPOSA” del griego antiguo “PSICHE / PSIGE/ PSIQUE”.
El prefijo “PSI” posee como símbolo una estilizada mariposa ¥ (este no es pero parecido)
Psique = Soplo / Aliento / Alma
Así los griegos simbolizaban el alma o la psique humana con las alas de una mariposa/ niña alada.
Dicen que si una mariposa se posa en ti, renacerás. Cumplirás una bella metamorfosis.
La fotografía es esa metamorfosis, un soplo de alma, un “Psi” estilizado, destinado a posarse en algún ser humano.

P130 ALCANZAR
Montserrat Villanueva Del Moral

Alcanzar, Perder la pequeñez en las costuras Alcanzar un día ...  Descalzarse el pudor en los peldaños... Beberse en el hueco de un abrazo, Reconocerse en ángulos secretos, Volverse latido en las entrañas,  Sorprenderse en el perímetro de una cintura, Sentirse aguamarina en un vientre acariciado, Soñarse en deseos pronunciados,  Desvelarse en permanente aurora, Acariciarnos los silencios, a unos pasos, Buscarse en el lecho horizontal del tacto, Dibujarse en paisajes recostados,  Hilarse en versos de madrugada, Tejerse en olores extasiados, Besarnos de puntillas con la voz y los olores, Alcanzar, Alcanzar un día...

Alcanzar,
Perder la pequeñez en las costuras
Alcanzar un día …
Descalzarse el pudor en los peldaños…
Beberse en el hueco de un abrazo,
Reconocerse en ángulos secretos,
Volverse latido en las entrañas,
Sorprenderse en el perímetro de una cintura,
Sentirse aguamarina en un vientre acariciado,
Soñarse en deseos pronunciados,
Desvelarse en permanente aurora,
Acariciarnos los silencios, a unos pasos,
Buscarse en el lecho horizontal del tacto,
Dibujarse en paisajes recostados,
Hilarse en versos de madrugada,
Tejerse en olores extasiados,
Besarnos de puntillas con la voz y los olores,
Alcanzar,
Alcanzar un día…

P129 “HEBRAS”, el devenir de un memoria. LAMENTUM
Montserrat Villanueva Del Moral

Sopló una nueva corriente de aire que elevaría una memoria de hebras muy finas. Tan finas que al prenderse al cuerpo, cortarían la piel, liberando cientos de lamentos. Entonces el hombre encogió. Y las finas hebras se dilataron, pudiendo el cuerpo huir desmemoriado. Así el hombre se vaciaría de recuerdos dolorosos y al mismo tiempo perdería la consciencia para reconocerse capaz de provocarlo. Fue un tiempo de daño inmerecido. Hasta qué un día, sopló una nueva corriente de aire. La memoria alzada al viento estiró todo el cuerpo que andaba encogido. Pudo gritar la piel y las finas hebras que contenían lamentos se integraron en ella, formando una huella dolorosa que dignificaría al hombre por toda la eternidad. Una memoria de hebras muy finas que nos despierta superados.

Sopló una nueva corriente de aire que elevaría una memoria de hebras muy finas. Tan finas que al prenderse al cuerpo, cortarían la piel, liberando cientos de lamentos.
Entonces el hombre encogió. Y las finas hebras se dilataron, pudiendo el cuerpo huir desmemoriado.
Así el hombre se vaciaría de recuerdos dolorosos y al mismo tiempo perdería la consciencia para reconocerse capaz de provocarlo.
Fue un tiempo de daño inmerecido.
Hasta qué un día, sopló una nueva corriente de aire. La memoria alzada al viento estiró todo el cuerpo que andaba encogido. Pudo gritar la piel y las finas hebras que contenían lamentos se integraron en ella, formando una huella dolorosa que dignificaría al hombre por toda la eternidad.
Una memoria de hebras muy finas que nos despierta superados.

P128 “MOMENTUM”. Movimiento: Cadena de acciones deseadas. Deseo: Riesgo
Montserrat Villanueva Del Moral

Templar los sentidos. No olvidar el cuerpo. Pasión alojada en la curvatura de su columna. Asombrosa curva. Un día alguien amante te dirá: ¿Recuerdas todo lo vivido, todo lo superado? Respondería con un llanto templado. No se recuerda en valentía, ni con coraje, ni siquiera fuerte. Al recordar la pasión le arde. En lo vivido uno ama con el cuerpo herido, para volver a apasionarse. Y que el cuerpo no sea olvidado. Deseo: Riesgo. Pd: La elongación pronunciada de la columna en el salto, evita que esta sufra la presión de un movimiento arriesgado, elevado e intenso con fuerte impacto. (Leyes del movimiento. Leyes del deseo)

Templar los sentidos.
No olvidar el cuerpo.
Pasión alojada en la curvatura de su columna. Asombrosa curva.
Un día alguien amante te dirá:
¿Recuerdas todo lo vivido, todo lo superado?
Respondería con un llanto templado.
No se recuerda en valentía, ni con coraje, ni siquiera fuerte.
Al recordar la pasión le arde.
En lo vivido uno ama con el cuerpo herido, para volver a apasionarse.
Y que el cuerpo no sea olvidado.
Deseo: Riesgo.
Pd: La elongación pronunciada de la columna en el salto, evita que esta sufra la presión de un movimiento arriesgado, elevado e intenso con fuerte impacto. (Leyes del movimiento. Leyes del deseo)

P127 VENTER
Montserrat Villanueva Del Moral

"Venter", ocaso del renacimiento. Atrapada en el lugar donde es máxima la amplitud de las oscilaciones. Entregada el alma a las vísceras, donde habitan los sentimientos más profundos, intensos y contrarios a toda lógica. Oscilante me agarre a mis entrañas para significar y saber que del dolor más profundo, provenía mi voluntad. Todo lo que soy oscila en ese punto visceral para "entrañar". "Venter", cientos de oscilaciones abocadas a la caricia, por voluntad. * Vientre del latín Venter.

“Venter”, ocaso del renacimiento.
Atrapada en el lugar donde es máxima la amplitud de las oscilaciones.
Entregada el alma a las vísceras, donde habitan los sentimientos más profundos, intensos y contrarios a toda lógica.
Oscilante me agarre a mis entrañas para significar y saber que del dolor más profundo, provenía mi voluntad.
Todo lo que soy oscila en ese punto visceral para “entrañar”.
“Venter”, cientos de oscilaciones abocadas a la caricia, por voluntad.
* Vientre del latín Venter.

P126 ARQUITECTURA DE UN SUEÑO
Montserrat Villanueva Del Moral

“Porque la noche está de ojos abiertos… y aunque la noche pase y yo te tenga, y no”. Creado en un susurro. Agitado y lento. Profundo y límbico. Siempre en la caricia paradójica. Desciende el latido, y el cerebro pierde contacto con el cuerpo. Así seduce Morfeo. Morfeo, creador de formas, sabes, que sin tacto, yo no soy. Sin tacto no puedo ser ni en sueños. Hipnóbata es mi castigo. Castigo que acaricia el tuyo Morfeo. Impuesto por tus dioses desde el día en que revelaste a los humanos oníricos secretos. Osada es esa caricia que te impide seducirme o quizás (y esa es la paradoja), parece que no duermo y en cambio sí, y ocurre que viajo cogida de tu mano a sueños ajenos. Porque mi noche, siempre está de ojos abiertos…

“Porque la noche está de ojos abiertos… y aunque la noche pase y yo te tenga, y no”.
Creado en un susurro.
Agitado y lento. Profundo y límbico.
Siempre en la caricia paradójica.
Desciende el latido, y el cerebro pierde contacto con el cuerpo.
Así seduce Morfeo.
Morfeo, creador de formas, sabes, que sin tacto, yo no soy.
Sin tacto no puedo ser ni en sueños.
Hipnóbata es mi castigo. Castigo que acaricia el tuyo Morfeo. Impuesto por tus dioses desde el día en que revelaste a los humanos oníricos secretos.
Osada es esa caricia que te impide seducirme o quizás (y esa es la paradoja), parece que no duermo y en cambio sí, y ocurre que viajo cogida de tu mano a sueños ajenos.
Porque mi noche, siempre está de ojos abiertos…

P125 035_3
José Manuel Jiménez Muñoz

Va y viene el eterno infinito. El silencio atronador de ese paisaje desértico lo deja extenuado, pero sigue andando. Va y viene el agrio momento que ahora se instala en su memoria, pero sigue andando.  Ahora ya no va, ni viene; lo abraza, como una jaula, y lo atrapa. Allí se queda él, tumbado en el suelo. Allí se queda él, aturdido en el sosiego. Allí se queda él, esperando que pase algo que lo devuelva al cielo.

Va y viene el eterno infinito. El silencio atronador de ese paisaje desértico lo deja extenuado, pero sigue andando. Va y viene el agrio momento que ahora se instala en su memoria, pero sigue andando.
Ahora ya no va, ni viene; lo abraza, como una jaula, y lo atrapa. Allí se queda él, tumbado en el suelo.
Allí se queda él, aturdido en el sosiego. Allí se queda él, esperando que pase algo que lo devuelva al cielo.

P124 022_16
José Manuel Jiménez Muñoz

Me despierto, y calculo el tiempo que llevo muerto. Me levanto, y recuerdo el silencio sin espanto. Miro a un lado buscando una luz o un halo Ni si quiera yo me encuentro pues estoy atrapado en un abrazo eterno. Quiero escapar, dejarme llevar, comenzar a volar, pero temo querer llorar. Remo tres veces, más estoy en un río muerto donde no corre el aire ni hay peces y, sin embargo, siento dentro un vuelco. Miro tres veces, ¿es eso lo que busco? Vuelvo a mirar, esta vez con creces No, solo era un muro, un oasis en medio de lo oscuro.

Me despierto,
y calculo el tiempo que llevo muerto.
Me levanto,
y recuerdo el silencio sin espanto.
Miro a un lado
buscando una luz o un halo
Ni si quiera yo me encuentro
pues estoy atrapado en un abrazo eterno.
Quiero escapar,
dejarme llevar,
comenzar a volar,
pero temo querer llorar.
Remo tres veces,
más estoy en un río muerto
donde no corre el aire ni hay peces
y, sin embargo, siento dentro un vuelco.
Miro tres veces,
¿es eso lo que busco?
Vuelvo a mirar, esta vez con creces
No, solo era un muro,
un oasis en medio de lo oscuro.

P123 023_15
José Manuel Jiménez Muñoz

Últimamente se hincha,  mi corazón de melancolía quizás por la simple dicha de no volver a ver un nuevo día. El mundo me pesa y mis hombros recogen sin sorpresa, agrietados y doloridos, el hedor de pozos llenos de suspiros. “Pero he aquí el sol de un nuevo amanecer”, me dice la consciencia de mi ser. “Pero vive y déjate ser”, repite ya cansada de padecer. Sin embargo, allá en los más turbio, donde la consciencia no tiene mundo, allá en los más oscuro, intentando nadar vislumbro, que no anhelo más que un amor profundo.

Últimamente se hincha,
mi corazón de melancolía
quizás por la simple dicha
de no volver a ver un nuevo día.
El mundo me pesa
y mis hombros recogen sin sorpresa,
agrietados y doloridos,
el hedor de pozos llenos de suspiros.
“Pero he aquí el sol de un nuevo amanecer”,
me dice la consciencia de mi ser.
“Pero vive y déjate ser”,
repite ya cansada de padecer.
Sin embargo, allá en los más turbio,
donde la consciencia no tiene mundo,
allá en los más oscuro,
intentando nadar vislumbro,
que no anhelo más que un amor profundo.

P122 LA MIRADA DEL JINETE
Jorge / Jose Luis Chamorro/ Cabrera Ortiz/ Ayala

Se buscan jinetes que cambien miradas, capaces de ver por los ojos del otro. Se buscan almas ligeras, que puedan vestir pieles ajenas, que no acaricien la tez desde fuera, que sientan la crin, la lleven a cuestas. Cuanto hay que no vimos por el camino, por no tener ojos para ver, ni piel que sobrellevar. Quiero unos ojos compasivos, que miren como el caballo que mira, que sientan su esfuerzo y su pesar, que vivan su trote. No busco jinetes erguidos, con fusta y jerarquía, no quiero carreras ganadas, con esfuerzos ajenos, ni mirar desde la montura, ni vencer desde lo alto del lomo. Solo sentir desde su piel, y sufrir con su brida, y volar juntos, como si yo fuera caballo y él, jinete.

Se buscan jinetes que cambien miradas,
capaces de ver por los ojos del otro.
Se buscan almas ligeras,
que puedan vestir pieles ajenas,
que no acaricien la tez desde fuera,
que sientan la crin, la lleven a cuestas.
Cuanto hay que no vimos por el camino,
por no tener ojos para ver, ni piel que sobrellevar.
Quiero unos ojos compasivos, que miren como el caballo que mira,
que sientan su esfuerzo y su pesar, que vivan su trote.
No busco jinetes erguidos, con fusta y jerarquía,
no quiero carreras ganadas, con esfuerzos ajenos,
ni mirar desde la montura, ni vencer desde lo alto del lomo.
Solo sentir desde su piel, y sufrir con su brida,
y volar juntos, como si yo fuera caballo y él, jinete.

P121 Tu camino
Lorena Pérez Garcia

No eres ni tu nombre ni tu edad, ni tu altura ni tu peso, no eres lo que dicen. Eres tu libro favorito, la canción que no puedes sacarte de la cabeza y el desayuno que tomas cada mañana. Eres lo que piensas, lo que deseas las noches en vela y a lo que dedicas tu tiempo libre. No eres de donde vienes, eres a donde vas.

No eres ni tu nombre ni tu edad,
ni tu altura ni tu peso,
no eres lo que dicen.
Eres tu libro favorito,
la canción que no puedes sacarte de la cabeza
y el desayuno que tomas cada mañana.
Eres lo que piensas,
lo que deseas las noches en vela
y a lo que dedicas tu tiempo libre.
No eres de donde vienes,
eres a donde vas.

P120 El arte
Lorena Pérez Garcia

El arte no es ara personas enamoradas. Porqué a los poetas les da la vida el amor soñado por la soledad. Los pintores pintan lo que desean o describen la oscuridad desde donde crean. Un solo es siempre más intenso cuando se pide que vuelva. Y un salto tiene más mérito cuando no hay nadie que sostenga. Y yo, siempre encontraré la forma más bonita de diferenciar los dos tipos de vida. Porqué a veces, en una persona, vemos el verso más bonito, el cuadro con los colores más vivos, la canción más preciosa y el baile más intenso.

El arte no es ara personas enamoradas.
Porqué a los poetas les da la vida el amor soñado por la soledad.
Los pintores pintan lo que desean o describen la oscuridad desde donde crean.
Un solo es siempre más intenso cuando se pide que vuelva.
Y un salto tiene más mérito cuando no hay nadie que sostenga.
Y yo, siempre encontraré la forma más bonita de diferenciar los dos tipos de vida.
Porqué a veces, en una persona, vemos el verso más bonito, el cuadro con los colores más vivos, la canción más preciosa y el baile más intenso.

P119 A SOLAS
Lorena Pérez Garcia

Atrapada en un lugar dónde no importa lo que digas, tú serás lo que ellos quieran creer por aquellos que dicen que eres. Estuve perdida, alocada y descontrolada, sobreviviendo dónde no había razón en el corazón y a las miradas y mentiras de las cual me alimentaba. Se miraba en el espejo preguntándose por qué aquí, por qué así, mientras le daba la espalda el reflejo. Le costaba entender que hay personas que no nacen para el mundo del espectáculo pero que mienten demasiado bien en la vida en la que vivimos.

Atrapada en un lugar dónde no importa lo que digas, tú serás lo que ellos quieran creer por aquellos que dicen que eres.
Estuve perdida, alocada y descontrolada, sobreviviendo dónde no había razón en el corazón y a las miradas y mentiras de las cual me alimentaba.
Se miraba en el espejo preguntándose por qué aquí, por qué así, mientras le daba la espalda el reflejo.
Le costaba entender que hay personas que no nacen para el mundo del espectáculo pero que mienten demasiado bien en la vida en la que vivimos.

P118 Fetiche
Alex Cristian Carausan

Mademoiselle, tú, que ahora tienes las caras arrugadas, en su día pecaste, fuiste lo que ahora niegas, hiciste lo que ahora rechazas. Te chupaban los tacones que ahora ya sólo desgastas para ir a los funerales de tus amantes.  No nos eduques, sabremos hacerlo solos, nuestros errores estarán a la altura de los tuyos.

Mademoiselle, tú, que ahora tienes las caras arrugadas, en su día pecaste, fuiste lo que ahora niegas, hiciste lo que ahora rechazas. Te chupaban los tacones que ahora ya sólo desgastas para ir a los funerales de tus amantes. No nos eduques, sabremos hacerlo solos, nuestros errores estarán a la altura de los tuyos.

P117 La foto perfecta
Ana Riego Bellot

Iba a ser una foto natural, este año lo lograría. La idea era captar la esencia de una puesta de sol y acompañar la foto con un texto profundo sobre como me siento cuando veo una. Serían la foto perfecta y el texto perfecto, este año lo lograría. Quedaban dos minutos para el momento exacto, lo había calculado todo. Uno de los chicos alemanes se sentó justo delante de mi. ¿Cómo se dice "apártate" en alemán?  Un minuto y medio. Sus amigos se sentaron también. Un minuto. Mi foto perfecta tenía que sacarse justo ahí. Medio minuto. Me muevo hacia la derecha. Veinte Un alemán se sienta justo delante. Diez. ¿Hablará inglés? Cinco segundos. "¡Improvisa!" Dos... Click

Iba a ser una foto natural, este año lo lograría.
La idea era captar la esencia de una puesta de sol y acompañar la foto con un texto profundo sobre como me siento cuando veo una.
Serían la foto perfecta y el texto perfecto, este año lo lograría.
Quedaban dos minutos para el momento exacto, lo había calculado todo.
Uno de los chicos alemanes se sentó justo delante de mi.
¿Cómo se dice “apártate” en alemán?
Un minuto y medio.
Sus amigos se sentaron también.
Un minuto.
Mi foto perfecta tenía que sacarse justo ahí.
Medio minuto.
Me muevo hacia la derecha.
Veinte
Un alemán se sienta justo delante.
Diez.
¿Hablará inglés?
Cinco segundos.
“¡Improvisa!”
Dos…
Click

P114 Rocío
Inmaculada Pereda Pérez

Podría mirarte eternamente. Observarte. Deleitarme en tus esquinas para terminar en tu hipnótico punto central. Recorrerte en diagonal y finalizar en el reflejo nítido de tus ojos observándome. Con el tiempo entenderías que no eres tu quien me observa sino yo quien te miro y me sumerjo en el flujo fluido de tus pensamientos…

Podría mirarte eternamente. Observarte. Deleitarme en tus esquinas para terminar en tu hipnótico punto central. Recorrerte en diagonal y finalizar en el reflejo nítido de tus ojos observándome. Con el tiempo entenderías que no eres tu quien me observa sino yo quien te miro y me sumerjo en el flujo fluido de tus pensamientos…

P109 “Sin título”
Jose Luis Crespo Brayda & Nieto

Era exactamente igual en la vida cotidiana del que suscribe estas líneas estar en localidades tan distintas como  La Coruña, Sta. Colomba de Somoza o Astorga. Se dice que durante la vida de la mayoría de los mortales, predominan los malos momentos sobre los buenos, pero pensar que eres desgraciado no te hace distinto. Como hombre corriente, que vive la cotidianeidad, si echo  la vista atrás a los 94 años me parecen igualmente igual de definitivos los  malos momentos que  los demás.   Cuando se lo comento a los que conocen las tres localidades no pueden creerlo y mucho menos si añadimos que los habitantes de los tres son 250.000, 12.000 y 60.  Pues, créanselo o no, así puede discurrir casi un siglo, con una monotonía semejante.

Era exactamente igual en la vida cotidiana del que suscribe estas líneas estar en localidades tan distintas como La Coruña, Sta. Colomba de Somoza o Astorga.
Se dice que durante la vida de la mayoría de los mortales, predominan los malos momentos sobre los buenos, pero pensar que eres desgraciado no te hace distinto. Como hombre corriente, que vive la cotidianeidad, si echo la vista atrás a los 94 años me parecen igualmente igual de definitivos los malos momentos que los demás.
Cuando se lo comento a los que conocen las tres localidades no pueden creerlo y mucho menos si añadimos que los habitantes de los tres son 250.000, 12.000 y 60.
Pues, créanselo o no, así puede discurrir casi un siglo, con una monotonía semejante.

P108 Ante este calor siento frío
Juan Carlos Pascual Piernagorda

Frío desgarrador, odio y encantamiento, como las cartas de amor de Górecki cuyas notas sostenidas escarchan nuestras venas.   Me quedo, como esa gota que mira al vacío con altivez, pero incapaz de soltarse de la rama de la que nace. Hoy nievan mis ojos ante tu cercana ausencia, tan inalcanzable como las constelaciones que ansío, encerrando mi solvencia y vistiéndola de bufón. Me da miedo tu música, que termina alcanzando volúmenes insoportables. Soy alérgico a tu poesía, a tus versos inconexos que no dicen nada. Pero ahí te escondes y te reconozco aunque no quiera. Me pertenece tu alma porque es la mía, mil hachas doradas no pudieron cortar el cordón umbilical que nos ensambla.  ¿Soy tú?  ¿Eres yo? Se oxida mi vejez pero me da igual.  Tú y yo sabemos que esto no se acaba aquí. Y tú sonríes.  Y yo me muero.  Y después de morir te sonrío.

Frío desgarrador, odio y encantamiento, como las cartas de amor de Górecki cuyas notas sostenidas escarchan nuestras venas.
Me quedo, como esa gota que mira al vacío con altivez, pero incapaz de soltarse de la rama de la que nace.
Hoy nievan mis ojos ante tu cercana ausencia, tan inalcanzable como las constelaciones que ansío, encerrando mi solvencia y vistiéndola de bufón.
Me da miedo tu música, que termina alcanzando volúmenes insoportables. Soy alérgico a tu poesía, a tus versos inconexos que no dicen nada. Pero ahí te escondes y te reconozco aunque no quiera.
Me pertenece tu alma porque es la mía, mil hachas doradas no pudieron cortar el cordón umbilical que nos ensambla.
¿Soy tú? ¿Eres yo?
Se oxida mi vejez pero me da igual. Tú y yo sabemos que esto no se acaba aquí.
Y tú sonríes. Y yo me muero. Y después de morir te sonrío.

P106 Deplorando la normalidad
Juan Carlos Pascual Piernagorda

Siguiendo el camino me salí de la vida.  Me encontré perdido en mi propio conocimiento, mirando rutinas ilegibles y cielos de color vainilla con nubes encorbatadas. Intenté gritar pero sólo podía latir, nadie más había allí entre aquella multitud. Sé que estaba tumbado, en una estrambótica camilla vertical a la que intentaba asirme con la lengua.  Al final caí varios metros hacia arriba, justo donde el horizonte se fundía con el sol, y me recogió un halcón de oscuras branquias que me transportó a su nido fabricado con palabras sumerias. Pero aquel lugar no me gustaba y me lancé al mar a fin de poder respirar, pero no pude respirar, lo cual no fue inconveniente porque yo ya no era yo, y aquel descubrimiento hizo que desistiera de escribir esta historia.

Siguiendo el camino me salí de la vida. Me encontré perdido en mi propio conocimiento, mirando rutinas ilegibles y cielos de color vainilla con nubes encorbatadas.
Intenté gritar pero sólo podía latir, nadie más había allí entre aquella multitud.
Sé que estaba tumbado, en una estrambótica camilla vertical a la que intentaba asirme con la lengua. Al final caí varios metros hacia arriba, justo donde el horizonte se fundía con el sol, y me recogió un halcón de oscuras branquias que me transportó a su nido fabricado con palabras sumerias.
Pero aquel lugar no me gustaba y me lancé al mar a fin de poder respirar, pero no pude respirar, lo cual no fue inconveniente porque yo ya no era yo, y aquel descubrimiento hizo que desistiera de escribir esta historia.

P105 Mirrors
Juan Carlos Pascual Piernagorda

Monstruos que habitan en mi cerebro, fantasmas que nublan mi imaginación, espejos caprichosos que me dan la espalda impidiendo que mi otro yo me secuestre.   ¿Quién soy? ¿Yo soy eso? Sí.  No.  Siempre y nunca, sol y luna, vivo y muerto, yo y yo.   Mi miedo se regodea de mi debilidad, me agarra con todas sus manos y me inmoviliza, me sujeta los párpados para que no pueda dejar de mirar, y me muestra lo que veo y no quiero, lo que no me atrevo a soportar, la inquietud de lo desconocido o encerrado que ahora asoma con claridad.   Me aterrorizo y al final caigo en la oscuridad profunda, para morar allí hasta que sea fuerte y pueda mirar sin estremecerme.

Monstruos que habitan en mi cerebro, fantasmas que nublan mi imaginación, espejos caprichosos que me dan la espalda impidiendo que mi otro yo me secuestre.
¿Quién soy? ¿Yo soy eso? Sí. No. Siempre y nunca, sol y luna, vivo y muerto, yo y yo.
Mi miedo se regodea de mi debilidad, me agarra con todas sus manos y me inmoviliza, me sujeta los párpados para que no pueda dejar de mirar, y me muestra lo que veo y no quiero, lo que no me atrevo a soportar, la inquietud de lo desconocido o encerrado que ahora asoma con claridad.
Me aterrorizo y al final caigo en la oscuridad profunda, para morar allí hasta que sea fuerte y pueda mirar sin estremecerme.

P104 Al otro lado de la lluvia
Juan Carlos Pascual Piernagorda

Al fondo del cristal que la lluvia castiga, inmerso en su tormento, inalcanzable para mí.   Se quema su alma y grita en espanto su agua, que no es capaz de hidratar su agonía. El aliento retenido de sus tiempos pasados intenta devenir en requiebros para volar hacia nubes punzantes, pero la tormenta lo dirige hacia profundas grietas excavadas por sus ancestros en la tierra. No hay dolor que cure su dolor.

Al fondo del cristal que la lluvia castiga, inmerso en su tormento, inalcanzable para mí.
Se quema su alma y grita en espanto su agua, que no es capaz de hidratar su agonía.
El aliento retenido de sus tiempos pasados intenta devenir en requiebros para volar hacia nubes punzantes, pero la tormenta lo dirige hacia profundas grietas excavadas por sus ancestros en la tierra.
No hay dolor que cure su dolor.

P103 Malinconoia
Juan Carlos Pascual Piernagorda

Tu recuerdo no me alcanza para cruzar el cristal. Mi alimento es la memoria, pero llevo días ayunando. Cuando no me miras mi melancolía alcanza cotas paranoides y el espejo me rechaza devolviéndome oscuridad. Y mis lágrimas se vuelven tormentas que anegan la estabilidad que un día fue compañera. Ya no estás. Ya no estoy. Me marché persiguiéndote sin darme cuenta de que en realidad me quedaba anclado en la tierra que una vez sembraron nuestros pies. Anhelo el desamor tanto como anhelo el perfume de tu sangre latente.

Tu recuerdo no me alcanza para cruzar el cristal.
Mi alimento es la memoria, pero llevo días ayunando.
Cuando no me miras mi melancolía alcanza cotas paranoides y el espejo me rechaza devolviéndome oscuridad.
Y mis lágrimas se vuelven tormentas que anegan la estabilidad que un día fue compañera.
Ya no estás.
Ya no estoy.
Me marché persiguiéndote sin darme cuenta de que en realidad me quedaba anclado en la tierra que una vez sembraron nuestros pies.
Anhelo el desamor tanto como anhelo el perfume de tu sangre latente.

P102 Hijos
Susana Fernandez Jorquera

Vine al mundo sin saber cómo hacer nada. De lo que menos sabía es quizá  lo más importante que he hecho jamás: ser madre. Crecí  con mis padres como modelo a seguir (y en ocasiones a evitar). Valoré o critiqué como hija, y un día sin más pasé al otro lado: soy madre, una de tantas; llena de recuerdos como hija, llena de buenas intenciones, intuición y algo de sentido común. Muchos días logro crear un poquito de magia: arranco sonrisas, y sé que algo está saliendo bien.

Vine al mundo sin saber cómo hacer nada. De lo que menos sabía es quizá lo más importante que he hecho jamás: ser madre. Crecí con mis padres como modelo a seguir (y en ocasiones a evitar). Valoré o critiqué como hija, y un día sin más pasé al otro lado: soy madre, una de tantas; llena de recuerdos como hija, llena de buenas intenciones, intuición y algo de sentido común. Muchos días logro crear un poquito de magia: arranco sonrisas, y sé que algo está saliendo bien.

P101 Aire
Susana Fernandez Jorquera

El espacio que me limita y el aire que me falta: Miro al horizonte y pienso en lo que me falta, en lo que tengo, y dudo si es suficiente, o incluso demasiado, o si no me basta. Y la luz del día, cada vez más exigua con el atardecer no arroja respuestas, sino oscuridad, y frío, y desaliento. Pero por primera vez en el día el frío me abofetea las mejillas y siento que no me falta el aire. Respiro... y el aire frío me quema los pulmones, y ahora que ya no hay luz ni testigos puede rodar una lágrima.

El espacio que me limita y el aire que me falta: Miro al horizonte y pienso en lo que me falta, en lo que tengo, y dudo si es suficiente, o incluso demasiado, o si no me basta. Y la luz del día, cada vez más exigua con el atardecer no arroja respuestas, sino oscuridad, y frío, y desaliento. Pero por primera vez en el día el frío me abofetea las mejillas y siento que no me falta el aire. Respiro… y el aire frío me quema los pulmones, y ahora que ya no hay luz ni testigos puede rodar una lágrima.

P100 Está en nuestras manos
Susana Fernandez Jorquera

Con mis manos crearé música sobre el papel, y la acariciaré en las cuerdas de la guitarra. Con ellas habré de punir a mi hija, para con ellas acariciar arrepentida su pelo sobre la almohada cuando ya esté dormida. Mis manos cocinarán lo dulce y lo salado. Mis manos mostrarán u ocultarán; compartirán o robarán; dibujarán o borrarán; me perderán y me llevarán de vuelta a casa. Mis manos pondrán ahora el punto final.

Con mis manos crearé música sobre el papel, y la acariciaré en las cuerdas de la guitarra. Con ellas habré de punir a mi hija, para con ellas acariciar arrepentida su pelo sobre la almohada cuando ya esté dormida. Mis manos cocinarán lo dulce y lo salado. Mis manos mostrarán u ocultarán; compartirán o robarán; dibujarán o borrarán; me perderán y me llevarán de vuelta a casa. Mis manos pondrán ahora el punto final.

P099 Curiosidad
Susana Fernandez Jorquera

Curiosidad malsana, que nos hace pegar el oído a la pared del vecino; curiosidad irreparable, la que nos hace tocar lo que no debemos y romperlo en mil pedazos; curiosidad inconfesable, la que nos lleva a preguntarnos a qué saben esos labios que no son para nosotros; curiosidad implacable, la que nos hace devorar ávidos las últimas páginas de ese libro pegajoso del que no podemos desprendernos.  La curiosidad mató al gato, pero si no fuera por ella, la vida del gato habría sido tan aburrida.

Curiosidad malsana, que nos hace pegar el oído a la pared del vecino; curiosidad irreparable, la que nos hace tocar lo que no debemos y romperlo en mil pedazos; curiosidad inconfesable, la que nos lleva a preguntarnos a qué saben esos labios que no son para nosotros; curiosidad implacable, la que nos hace devorar ávidos las últimas páginas de ese libro pegajoso del que no podemos desprendernos.
La curiosidad mató al gato, pero si no fuera por ella, la vida del gato habría sido tan aburrida.

P098 Grandes sorbos
Susana Fernandez Jorquera

Todos éramos pequeños y nos bebíamos la vida a grandes sorbos; nos empapábamos de agua, de sol, de felicidad, de esa que explota en el pecho, que se escapa por las comisuras en sonrisas que dejan ver dientes blancos, alguno torcido, alguno ausente… Mil amaneceres por ver, el corazón por estrenar, todas las flores por oler, charcos por pisar y todo a raudales.

Todos éramos pequeños y nos bebíamos la vida a grandes sorbos; nos empapábamos de agua, de sol, de felicidad, de esa que explota en el pecho, que se escapa por las comisuras en sonrisas que dejan ver dientes blancos, alguno torcido, alguno ausente… Mil amaneceres por ver, el corazón por estrenar, todas las flores por oler, charcos por pisar y todo a raudales.

P097 Reflexión
Susana Fernandez Jorquera

Reflexionar, vernos proyectados y rechazar nuestra imagen, nuestras decisiones, lo que somos, lo que fuimos. El lugar de donde venimos y el lugar al que vamos. Cerrar los ojos para volverlos a abrir y tener que admitir que no nos queda más remedio que convivir con nosotros mismos en este viaje, compañeros, jueces y juzgados.  Mirar más allá, tender la mano a nuestra imagen, hacerle hueco a nuestro lado y sentir el dulce vaivén, oír el predecible traqueteo y ver lo que se extiende más allá de las vías y del horizonte.

Reflexionar, vernos proyectados y rechazar nuestra imagen, nuestras decisiones, lo que somos, lo que fuimos. El lugar de donde venimos y el lugar al que vamos. Cerrar los ojos para volverlos a abrir y tener que admitir que no nos queda más remedio que convivir con nosotros mismos en este viaje, compañeros, jueces y juzgados.
Mirar más allá, tender la mano a nuestra imagen, hacerle hueco a nuestro lado y sentir el dulce vaivén, oír el predecible traqueteo y ver lo que se extiende más allá de las vías y del horizonte.

P095 ANIMA MUNDI
ARTURO LOPEZ ILLANA

Los profetas escribieron, que un día el mundo se resquebrajará,  y la vida desaparecerá consumida por el fuego eterno. El silencio ahogará los gritos y la suerte de la humanidad, estará echada.  La angustia se apoderará de todo y el dolor en las miradas será lo último que veremos. Pero la sonrisa de un niño, me tranquilizó y la luz regreso a las sombras.

Los profetas escribieron, que un día el mundo se resquebrajará, y la vida desaparecerá consumida por el fuego eterno. El silencio ahogará los gritos y la suerte de la humanidad, estará echada. La angustia se apoderará de todo y el dolor en las miradas será lo último que veremos.
Pero la sonrisa de un niño, me tranquilizó y la luz regreso a las sombras.

P094 LA ARMONÍA
ARTURO LOPEZ ILLANA

Relajado, mirando la energía del agua, la que fue y la que es, la que no cesa, la que se transforma. Fui parte de ella y volveré a serlo.  Viajaremos eternamente unidos, visitaremos otros universos, pasados y futuros, pero siempre bellos. Seremos como un enorme dragon, que emerge y sumerge, que grita, que vive y vuelve a recomponerse. Respiro profundamente, me levanto y dejo que todo siga su curso, hasta la siguiente vida.

Relajado, mirando la energía del agua, la que fue y la que es, la que no cesa, la que se transforma. Fui parte de ella y volveré a serlo.
Viajaremos eternamente unidos, visitaremos otros universos, pasados y futuros, pero siempre bellos. Seremos como un enorme dragon, que emerge y sumerge, que grita, que vive y vuelve a recomponerse.
Respiro profundamente, me levanto y dejo que todo siga su curso, hasta la siguiente vida.

P093 LA GENTE DEL PAÍS DEL FRÍO
ARTURO LOPEZ ILLANA

Con los primeros  rayos del sol, los valles que se arrinconan en las montañas como pequeños nidos, se visten con la risa de los que, sin saber muy bien por qué,  van a la escuela a aprender a escribir las palabras que desde tiempo atrás, han servido para tratar de ajustar los nombres de las cosas. La gente del país del frío, vive en la pobreza pero no sabe que es pobre, la gente del país del frío vive en la riqueza, pero no sabe que es rica; mientras trabaja, apenas entona las canciones que en otro tiempo bajaran los cazadores de viento desde las altas cimas.

Con los primeros rayos del sol, los valles que se arrinconan en las montañas como pequeños nidos, se visten con la risa de los que, sin saber muy bien por qué, van a la escuela a aprender a escribir las palabras que desde tiempo atrás, han servido para tratar de ajustar los nombres de las cosas.
La gente del país del frío, vive en la pobreza pero no sabe que es pobre, la gente del país del frío vive en la riqueza, pero no sabe que es rica; mientras trabaja, apenas entona las canciones que en otro tiempo bajaran los cazadores de viento desde las altas cimas.

P091 MIRADA PERDIDA EN EL HUMO DEL CIGARRO
Gustavo Eduardo Green Sinigaglia

El hombre se sienta frente a nosotros, nos mira un tiempo y se levanta. Esporádicamente nos indica algún movimiento.  A veces llega con un sándwich otras con alguna bebida espirituosa (ahí suele  acelerarse el trámite). Casi siempre fuma y el humo invade todos los rincones. La mayoría de las veces  reniega, y hasta insulta. No cumple horario, sólo aparece cuando se le antoja y nosotros estamos aquí, a la  espera de sus indicaciones. Uno trata de ser agradecido (después de todo él nos convocó) pero a veces llegamos  al hartazgo. Hay que reconocer que hay días en que viene con gran entusiasmo y todos  disfrutamos de una jornada productiva. Pero esto hace mucho que no sucede. Nos hemos reunido entre los compañeros y hemos decidido hacernos cargo y  terminar con esta farsa. Él no lo sospecha pero cuando por la mañana se siente frente a nosotros, encontrará  la novela terminada.

El hombre se sienta frente a nosotros, nos mira un tiempo y se levanta.
Esporádicamente nos indica algún movimiento.
A veces llega con un sándwich otras con alguna bebida espirituosa (ahí suele
acelerarse el trámite).
Casi siempre fuma y el humo invade todos los rincones. La mayoría de las veces
reniega, y hasta insulta.
No cumple horario, sólo aparece cuando se le antoja y nosotros estamos aquí, a la
espera de sus indicaciones.
Uno trata de ser agradecido (después de todo él nos convocó) pero a veces llegamos
al hartazgo.
Hay que reconocer que hay días en que viene con gran entusiasmo y todos
disfrutamos de una jornada productiva. Pero esto hace mucho que no sucede.
Nos hemos reunido entre los compañeros y hemos decidido hacernos cargo y
terminar con esta farsa.
Él no lo sospecha pero cuando por la mañana se siente frente a nosotros, encontrará
la novela terminada.

P088 EN ENUGU
ANTONIO ATANASIO RINCÓN

Humanidad: sin distinción de raza, sexo, religión... ser humano en el gran sentido de la palabra, ayudar al prójimo en sus necesidades, en momentos difíciles como la enfermedad, la pobreza o la muerte. Mano extendida se funde con otra de raza distinta en un acto de cariño, amor y ayuda al ser humano.

Humanidad: sin distinción de raza, sexo, religión… ser humano en el gran sentido de la palabra, ayudar al prójimo en sus necesidades, en momentos difíciles como la enfermedad, la pobreza o la muerte. Mano extendida se funde con otra de raza distinta en un acto de cariño, amor y ayuda al ser humano.

P087 MIRADAS
ANTONIO ATANASIO RINCÓN

Sonrisas... lágrimas.... momentos de alegría y otros de tristeza y soledad. No hay mas que viajar a otro continente para encontrarse escenas insólitas. Niños en situaciones de profunda tristeza contrasta con otros momentos de alegría. La vida en su plena existencia, sin lujos, sin bienes materiales, sin codicia, sin odio.... solamente lo esencial y lo grande del ser humano.

Sonrisas… lágrimas…. momentos de alegría y otros de tristeza y soledad. No hay mas que viajar a otro continente para encontrarse escenas insólitas. Niños en situaciones de profunda tristeza contrasta con otros momentos de alegría. La vida en su plena existencia, sin lujos, sin bienes materiales, sin codicia, sin odio…. solamente lo esencial y lo grande del ser humano.

P083 Libertad
Virgilio Núñez-Cacho Fuentes

Vino Libertad buscando una manzana, Vio que no lo era. Esto no es una manzana dijo Libertad. Esto no es Libertad dijo la manzana. En libertad escribo, con disciplina cuento. Contigo escribo, contigo cuento, y mientras cuento no me arrepiento. Vino Libertad buscando una manzana, Vio que no lo era. Esto no es una manzana dijo Libertad. Esto no es Libertad dijo la manzana. En libertad escribo, con disciplina cuento. Contigo escribo, contigo cuento, y mientras cuento no me arrepiento. Libre quiero ser.

Vino Libertad buscando una manzana, Vio que no lo era. Esto no es una manzana dijo Libertad.
Esto no es Libertad dijo la manzana.
En libertad escribo, con disciplina cuento. Contigo escribo, contigo cuento, y mientras cuento no me arrepiento.
Vino Libertad buscando una manzana, Vio que no lo era. Esto no es una manzana dijo Libertad.
Esto no es Libertad dijo la manzana.
En libertad escribo, con disciplina cuento. Contigo escribo, contigo cuento, y mientras cuento no me arrepiento.
Libre quiero ser.

P084 Besos
Virgilio Núñez-Cacho Fuentes

Besos.  ¿qué son los besos?  De dos en dos, ó uno a uno, de tres en tres, o como  los dan las abuelas, de repetición. Besos al aire, besos de agua, besos...de esos. Largos, instantáneos, expresos, espontáneos, posesos besos. En la mano, en la cara y en la boca, beso porque me toca.              De Judas, de tornillo, de repente, de                       frente y de costado te han                            besado. Sin haberlo preparado me ha salido un beso. Pues bso. Y.

Besos.
¿qué son los besos? De dos en dos, ó uno a uno, de tres en tres, o como los dan las abuelas, de repetición. Besos al aire, besos de agua, besos…de esos. Largos, instantáneos, expresos, espontáneos, posesos besos. En la mano, en la cara y en la boca, beso porque me toca. De Judas, de tornillo, de repente, de frente y de costado te han besado. Sin haberlo preparado me ha salido un beso.
Pues bso. Y.

P082 Carta a Aureliano
Virgilio Núñez-Cacho Fuentes

Carta a Aureliano:  100 años... De soledad, de viajes, de Aurelianos y Amarantas, Rebecas y Pilares Terneras. De magia y pescaditos de oro. Del daguerrotipo de Dios que todavía buscaremos otros cien años, de soledad. Gracias, Gabriel por hacerme volar sin fumar nada, por viajarme sin billete de Nuevos Ministerios a  Valdelasfuentes pasando por Macondo hacia Parla. Por el amor, (en los tiempos del cólera), que es una peste. Por las lluvias de flores amarillas que cubrieron la aldea mientras yo me emocionaba precipitándome en lágrimas sobre un libro que releo cada cien años, de soledad, sin poder evitarlo y que empecé un Buendía,  Aureliano. Gracias Gabriel García, Gabo.

Carta a Aureliano: 100 años…
De soledad, de viajes, de Aurelianos y Amarantas, Rebecas y Pilares Terneras. De magia y pescaditos de oro. Del daguerrotipo de Dios que todavía buscaremos otros cien años, de soledad. Gracias, Gabriel por hacerme volar sin fumar nada, por viajarme sin billete de Nuevos Ministerios a Valdelasfuentes pasando por Macondo hacia Parla.
Por el amor, (en los tiempos del cólera), que es una peste.
Por las lluvias de flores amarillas que cubrieron la aldea mientras yo me emocionaba precipitándome en lágrimas sobre un libro que releo cada cien años, de soledad, sin poder evitarlo y que empecé un Buendía, Aureliano.
Gracias Gabriel García, Gabo.

P081 VUELA
Gustavo Eduardo Green Sinigaglia

En la soledad del campo ...vuela. Tal vez con alas pequeñas Sus botas ya no mudan barro y estiércol  las manos de padre no siembran  … no hace falta. Gorra en el perchero,                    sonrisa enmarcada y …sus cuentos. De las nubes borrascosas se desprenden  una por vez, sin tiempo,    gotas de miel de su cosecha. Su ascenso es luminoso y transparente. En la soledad del campo …vuela.

En la soledad del campo
…vuela.
Tal vez con alas pequeñas
Sus botas ya no mudan barro y estiércol
las manos de padre no siembran
… no hace falta.
Gorra en el perchero,
sonrisa enmarcada
y …sus cuentos.
De las nubes borrascosas se desprenden
una por vez, sin tiempo,
gotas de miel de su cosecha.
Su ascenso es luminoso y transparente.
En la soledad del campo
…vuela.

P080 REFLEJO EN AGUA TURBIA
Gustavo Eduardo Green Sinigaglia

El lápiz, mordido,  marca otra cruz en la esperanza descascarada.. El sudor frío brota cada segundo en las jaulas del oprobio. El óxido alimenta cuerpos en abandono, y el agua turbia no refleja ningún rostro. Marcas de fuego en la piel del pasado se visten de odio. Los sentidos se agudizan y aumentan la tortura y el miedo. Hace tiempo que el sol muerto yace en la fosa, cubierto de grises barrotes, gruesos. Necesito los colores, que los sueños olvidaron.

El lápiz, mordido,
marca otra cruz
en la esperanza descascarada..
El sudor frío
brota cada segundo
en las jaulas del oprobio.
El óxido alimenta
cuerpos en abandono,
y el agua turbia
no refleja ningún rostro.
Marcas de fuego
en la piel del pasado
se visten de odio.
Los sentidos se agudizan
y aumentan la tortura
y el miedo.
Hace tiempo que el sol muerto
yace en la fosa,
cubierto de grises barrotes,
gruesos.
Necesito los colores,
que los sueños
olvidaron.

P079 EN EL MUELLE
Gustavo Eduardo Green Sinigaglia

Cuando sangre la mirada  y los pies estén sin rumbo; cuando la boca vacía de futuro grite, aúlle y reclame, Cuando los cuervos canten  a coro la balada del silencio; los olvidos sean recuerdos  y ya sea tarde. Cuando las garras rasguen las entrañas y la mano tenga por nombre la espera. Cuando los diarios del ayer  que hoy cobijan traigan anuncios de tierra húmeda. Nos sentaremos en el muelle para ver al sol  enterrarse en la llanura.

Cuando sangre la mirada
y los pies estén sin rumbo;
cuando la boca vacía de futuro
grite, aúlle y reclame,
Cuando los cuervos canten a coro
la balada del silencio;
los olvidos sean recuerdos
y ya sea tarde.
Cuando las garras rasguen
las entrañas
y la mano tenga por nombre
la espera.
Cuando los diarios del ayer
que hoy cobijan
traigan anuncios
de tierra húmeda.
Nos sentaremos en el muelle
para ver al sol
enterrarse en la llanura.

P078 LAS PUERTAS DEL AYER
Gustavo Eduardo Green Sinigaglia

¡Arde!, ¡rasga!, ¡lastima! Ese fuego húmedo invade mi calma, las garras esmaltadas arrancan la carne mientras me clavas, profundo, tus celestes  estacas. Sangran los recuerdos y cavan la fosa del mañana eterno. Grito de carne, grito de alma. Imagen perenne no azotes mis gafas; sonrisas, perfume, baladas… ¡Basta!...basta. ¿Cerrarán las puertas del ayer alguna madrugada?

¡Arde!, ¡rasga!, ¡lastima!
Ese fuego húmedo invade mi calma,
las garras esmaltadas arrancan la carne
mientras me clavas, profundo, tus celestes
estacas.
Sangran los recuerdos
y cavan la fosa del mañana eterno.
Grito de carne, grito de alma.
Imagen perenne no azotes mis gafas;
sonrisas, perfume, baladas…
¡Basta!…basta.
¿Cerrarán las puertas del ayer
alguna madrugada?

P077 El guitarrista
JOSE REYES BELZUNCE

Un genio de la guitarra aquí, en esta caseta de feria de mala muerte. Nadie se lo toma en serio.¡ Vaya cuadro "flamenco"...! Todos, menos yo, "pegaos" a la barra, "recostaos" sobre la barra, empinando el codo sobre la barra, adorando la barra como si nunca la hubieran visto. Y luego el público, si así se le puede llamar a esta caterva de "acartonaos" por el vinito fino y el aguardiente del Alosno. Nadie aprecia en lo más mínimo el arte. Menos mal que yo soy hombre cabal que me visto por los pies y tengo dos "deos" de frente, pero no crean que no me dan ganas de levantarme y gritar: Eh...! Ustedes...! Ahí os quedáis...! Que me voy con viento fresco...! Vamos, que me piro -como aquel que dice-  con la música a otra parte...

Un genio de la guitarra aquí, en esta caseta de feria de mala muerte. Nadie se lo toma en serio.¡ Vaya cuadro “flamenco”…! Todos, menos yo, “pegaos” a la barra, “recostaos” sobre la barra, empinando el codo sobre la barra, adorando la barra como si nunca la hubieran visto. Y luego el público, si así se le puede llamar a esta caterva de “acartonaos” por el vinito fino y el aguardiente del Alosno. Nadie aprecia en lo más mínimo el arte. Menos mal que yo soy hombre cabal que me visto por los pies y tengo dos “deos” de frente, pero no crean que no me dan ganas de levantarme y gritar: Eh…! Ustedes…! Ahí os quedáis…! Que me voy con viento fresco…! Vamos, que me piro -como aquel que dice- con la música a otra parte…

P076 El Rastro
Virgilio Núñez-Cacho Fuentes

El Rastro es una reflexión. Siempre digo que el mundo es redondo porque las ideas van girando para terminar encontrándose de nuevo con ellas mismas. Creo que es la influencia del giro de la Tierra, que nos hace mentalmente redondos (elípticos probablemente). Les ocurre a los objetos del Rastro, que van girando y cambiando de dueño, hasta que por el inevitable movimiento de rotación vuelven algún día otra vez al Rastro, en movimiento perpetuo. Si los objetos supieran que la Tierra gira, sería innecesario que se preocuparan por los años de crisis, que ya dice la Biblia que son los de vacas flacas, porque al final vienen siempre las gordas. De momento nos queda algún giro que dar a la situación actual, porque parece que hemos perdido el Rastro de las gordas.  No importa. Sé que el mundo es redondo y la vida es larga. Habrá que esperar una vuelta.

El Rastro es una reflexión. Siempre digo que el mundo es redondo porque las ideas van girando para terminar encontrándose de nuevo con ellas mismas. Creo que es la influencia del giro de la Tierra, que nos hace mentalmente redondos (elípticos probablemente). Les ocurre a los objetos del Rastro, que van girando y cambiando de dueño, hasta que por el inevitable movimiento de rotación vuelven algún día otra vez al Rastro, en movimiento perpetuo. Si los objetos supieran que la Tierra gira, sería innecesario que se preocuparan por los años de crisis, que ya dice la Biblia que son los de vacas flacas, porque al final vienen siempre las gordas. De momento nos queda algún giro que dar a la situación actual, porque parece que hemos perdido el Rastro de las gordas.
No importa.
Sé que el mundo es redondo y la vida es larga. Habrá que esperar una vuelta.

P075 Lucia
Esther Alonso Perez

Esta silueta llamando al sueño que he visto tantas veces,  varió con los años. Pero una madre tiende a ver siempre, al ser que se dejaba llevar con la confianza en la protección absoluta. Hoy sé que tú, que viniste a mí, nunca fuiste mía. Ni aun en las presentaciones...esta es mi hija... dejaste de ser del mundo y la eternidad.

Esta silueta llamando al sueño que he visto tantas veces,
varió con los años.
Pero una madre tiende a ver siempre, al ser que se dejaba llevar con la confianza en la protección absoluta.
Hoy sé que tú, que viniste a mí, nunca fuiste mía.
Ni aun en las presentaciones…esta es mi hija… dejaste de ser del mundo y la eternidad.

P074 Nube
Esther Alonso Perez

Es caprichoso el azar, dice la canción de Serrat. Un día es una sombra, otro día es una nube. Ayer en tu visita de peregrino, lo viste en las piedras del patio. Los formó el azar? Oh! qué suerte! O fue tu mirada la que tuvo la suerte de encontrarlo?

Es caprichoso el azar, dice la canción de Serrat.
Un día es una sombra,
otro día es una nube.
Ayer en tu visita de peregrino, lo viste en las piedras del patio.
Los formó el azar?
Oh! qué suerte!
O fue tu mirada la que tuvo la suerte de encontrarlo?

P072 Ciudad de Cromo
José Luis Sánchez Pascual

Tras el túnel desbordaba la ciudad de cromo. El color esperaba fuera. Allí solo habitaban los grises: el metalogris, el negrisón, el grisoblanco, el niveotizón. La industriglesia hilaba cada mañana con su órgano, música plateada entre los pasos, uniendo vidas con cables trenzados de ceniza. Nadie hablaba en la ciudad, la saliva era mercurio que embozaba las bocas. Caminar a mediodía se hacia difícil en las aceromelazas y los coches quedaban mezclados de forma irremisible al breoasfalto negro, negrísimo como sopa de carbón. La luz oscura bruñía las pieles mientras la claridad sombría elevaba el calor líquido del aura que cercaba a los transeúntes. Las terrazas de verano ofrecían aleaciones refrescantes de vasometales y untuosas comidas en inoxiplatos. Las ropas pesaban como mallas fulgentes de aire ausente y los reflejos del día ardían en aleaciones diamantogrises plenamente pulidas.

Tras el túnel desbordaba la ciudad de cromo. El color esperaba fuera. Allí solo habitaban los grises: el metalogris, el negrisón, el grisoblanco, el niveotizón. La industriglesia hilaba cada mañana con su órgano, música plateada entre los pasos, uniendo vidas con cables trenzados de ceniza. Nadie hablaba en la ciudad, la saliva era mercurio que embozaba las bocas. Caminar a mediodía se hacia difícil en las aceromelazas y los coches quedaban mezclados de forma irremisible al breoasfalto negro, negrísimo como sopa de carbón. La luz oscura bruñía las pieles mientras la claridad sombría elevaba el calor líquido del aura que cercaba a los transeúntes. Las terrazas de verano ofrecían aleaciones refrescantes de vasometales y untuosas comidas en inoxiplatos. Las ropas pesaban como mallas fulgentes de aire ausente y los reflejos del día ardían en aleaciones diamantogrises plenamente pulidas.

P071 El deseo
José Luis Sánchez Pascual

Si hubiese tenido un hermano para sujetarme, no me habría caído. Mamá no lo entiende. Los juguetes están bien, pero si no tienes con quien compartirlos, son solo plástico y metal, sonido y luces, bits y vacío. Mamá me lo explica. Me dice que aun soy pequeño para comprender la necesidad de un conjunto llamado papa-y-mama, de la intrínseca naturaleza económica de plantar una semilla y dejar que un bebé nazca, crezca y adquiera el tamaño adecuado para valerse por sí mismo, pero no la escucho, finjo que si, y dejo la mirada muerta en la melancolía de algo que siento perdido y que añoro como propio.  Pero este año tengo un plan. Ahora que ya sé escribir, le pediré a los Reyes Magos que me traigan un hermano sin envolver. No importa si no viene montado, ya me las apañaré yo solito.

Si hubiese tenido un hermano para sujetarme, no me habría caído. Mamá no lo entiende. Los juguetes están bien, pero si no tienes con quien compartirlos, son solo plástico y metal, sonido y luces, bits y vacío. Mamá me lo explica. Me dice que aun soy pequeño para comprender la necesidad de un conjunto llamado papa-y-mama, de la intrínseca naturaleza económica de plantar una semilla y dejar que un bebé nazca, crezca y adquiera el tamaño adecuado para valerse por sí mismo, pero no la escucho, finjo que si, y dejo la mirada muerta en la melancolía de algo que siento perdido y que añoro como propio.
Pero este año tengo un plan. Ahora que ya sé escribir, le pediré a los Reyes Magos que me traigan un hermano sin envolver. No importa si no viene montado, ya me las apañaré yo solito.

P070 Desenfocado
José Luis Sánchez Pascual

Y gritó. Y ese grito desenfocó la vida. Rompiendo el silencio de dos semanas de vida arañando los tímpanos de la tierra, agrietando las pupilas de quienes osaron estar despiertos. Surgió como voz elemental de aquel que siente dolor por vez primera, haciendo temblar los cimientos del cielo durante la infinita expiración de sus finitos pulmones. Tuve que agarrarme a la consciencia, mientras el calor de la sangre corría a través de mis oídos perforados. Su madre le sostenía, brevemente sorprendida, pero hondamente preocupada por encontrar el origen difuso del daño que amenazaba con descoser la urdimbre del mundo. Su cuerpecito, congestionado, tiñó de rabia la luz del día y escuche con temor los truenos de respuesta a su profunda llamada.

Y gritó. Y ese grito desenfocó la vida. Rompiendo el silencio de dos semanas de vida arañando los tímpanos de la tierra, agrietando las pupilas de quienes osaron estar despiertos. Surgió como voz elemental de aquel que siente dolor por vez primera, haciendo temblar los cimientos del cielo durante la infinita expiración de sus finitos pulmones. Tuve que agarrarme a la consciencia, mientras el calor de la sangre corría a través de mis oídos perforados. Su madre le sostenía, brevemente sorprendida, pero hondamente preocupada por encontrar el origen difuso del daño que amenazaba con descoser la urdimbre del mundo. Su cuerpecito, congestionado, tiñó de rabia la luz del día y escuche con temor los truenos de respuesta a su profunda llamada.

P069 Sin título
José Luis Sánchez Pascual

Las raíces emergieron convirtiéndose en piedra. Fue la primera señal, no la única: ¡Tierra herida!, gritó el aire; ¡Madre muerta!, lloró el mar; no le quedó otra opción más que defenderse y pidió ayuda. Pidió ayuda a todos sus hijos, a todos los que ella nutre, a todos menos al hombre. El hombre no se nutre, él usa otros verbos: él extrae, excava, exprime, produce, expolia, hiende, inyecta, agrieta, aprieta, orada, destruye, roba, tala, quema, saquea, daña, hiere, mata. De poco sirven los avisos, las advertencias, los reproches que la madre envía a su hijo más voraz. No entiende el inmenso poder que alberga el final de la paciencia, no quiere escuchar. Solo deja una opción, no un castigo, simple supervivencia: considerar la vida sin la existencia, convertir al hijo en enfermedad. Curarse y renacer.

Las raíces emergieron convirtiéndose en piedra. Fue la primera señal, no la única: ¡Tierra herida!, gritó el aire; ¡Madre muerta!, lloró el mar; no le quedó otra opción más que defenderse y pidió ayuda. Pidió ayuda a todos sus hijos, a todos los que ella nutre, a todos menos al hombre. El hombre no se nutre, él usa otros verbos: él extrae, excava, exprime, produce, expolia, hiende, inyecta, agrieta, aprieta, orada, destruye, roba, tala, quema, saquea, daña, hiere, mata. De poco sirven los avisos, las advertencias, los reproches que la madre envía a su hijo más voraz. No entiende el inmenso poder que alberga el final de la paciencia, no quiere escuchar. Solo deja una opción, no un castigo, simple supervivencia: considerar la vida sin la existencia, convertir al hijo en enfermedad. Curarse y renacer.

P068 Cruzaracnofixión
José Luis Sánchez Pascual

Encontré la religión pegada en una ventana. Jesucristo enganchado al parteluz de un fulgor sin brillo. Las plegarias de sus fieles, tejidas en seda blanca y lanzadas cual vetustas oraciones, ligeramente modificadas, eternamente repetidas. Intentando mitigar el vacío que se abre entre la imagen y su semejanza, equivocando la fe con el deseo, enquistando en el tiempo los preceptos como errores, mandamientos mal interpretados: enseñanzas perdidas en mentes, madejas teleológicas, que ensucian los mensajes que de la cruz sin cuerpo emanan. Dios enterrado en la ignorancia de quienes se elevan como heraldos a la altura de la verdad entre verdades. Todo enredado, todo sucio, todo en vano y al final solo el recuerdo de algo que vagamente nos cegaba y que ahora apenas nos guía.

Encontré la religión pegada en una ventana. Jesucristo enganchado al parteluz de un fulgor sin brillo. Las plegarias de sus fieles, tejidas en seda blanca y lanzadas cual vetustas oraciones, ligeramente modificadas, eternamente repetidas. Intentando mitigar el vacío que se abre entre la imagen y su semejanza, equivocando la fe con el deseo, enquistando en el tiempo los preceptos como errores, mandamientos mal interpretados: enseñanzas perdidas en mentes, madejas teleológicas, que ensucian los mensajes que de la cruz sin cuerpo emanan. Dios enterrado en la ignorancia de quienes se elevan como heraldos a la altura de la verdad entre verdades.
Todo enredado, todo sucio, todo en vano y al final solo el recuerdo de algo que vagamente nos cegaba y que ahora apenas nos guía.

P067 Palabras de terciopelo
José Luis Sánchez Pascual

Lenguas que deshacen cada frase, frescas de rocío; que discuten, despacio, palpando puntiagudas la verdad que sostienen; mudo diálogo de cientos, entrando y saliendo de foco: terso paladar.  Pensamientos que se mecen con caricias de adjetivos vegetales; roces de gustos que pelean palpitando por centrar nuestra atención, lamiendo oídos con las puntas henchidas de bella suavidad, susurrando con tacto, opiniones vacías, hueras con la que embotar el entendimiento. Penetración húmeda de letras colgadas de arpones vestidos de raso, fuentes de heridas secas, sin sangre vertida, flujo espeso de mucosa venenosa que embriaga, como palabras de terciopelo.

Lenguas que deshacen cada frase, frescas de rocío; que discuten, despacio, palpando puntiagudas la verdad que sostienen; mudo diálogo de cientos, entrando y saliendo de foco: terso paladar.
Pensamientos que se mecen con caricias de adjetivos vegetales; roces de gustos que pelean palpitando por centrar nuestra atención, lamiendo oídos con las puntas henchidas de bella suavidad, susurrando con tacto, opiniones vacías, hueras con la que embotar el entendimiento.
Penetración húmeda de letras colgadas de arpones vestidos de raso, fuentes de heridas secas, sin sangre vertida, flujo espeso de mucosa venenosa que embriaga, como palabras de terciopelo.

P063 La oración de los colores
Jesús López Triguero

Padre Nuestro y Señor de los colores,  permite que soñemos con devoción y en estos tiempo de oscura desazón sigamos probando tus mil sabores. Que en esta vida llena de dolores no dejemos de sentir con el corazón; amemos una y otra vez con pasión y respiremos sin miedo tus olores. Déjanos querer, poder, tocar, sentir, ver, creer, gritar y reír, con letras de oro: volver a vivir. Y para que esto se pueda cumplir Nos envolveremos en tus colores y adoraremos siempre tu elixir.

Padre Nuestro y Señor de los colores,
permite que soñemos con devoción
y en estos tiempo de oscura desazón
sigamos probando tus mil sabores.
Que en esta vida llena de dolores
no dejemos de sentir con el corazón;
amemos una y otra vez con pasión
y respiremos sin miedo tus olores.
Déjanos querer, poder, tocar, sentir,
ver, creer, gritar y reír,
con letras de oro: volver a vivir.
Y para que esto se pueda cumplir
Nos envolveremos en tus colores
y adoraremos siempre tu elixir.

P062 La puerta del abismo
Jesús López Triguero

A las puertas del abismo estoy, pobre de mi. A punto de caer al negro infinito mientras aún me consumo en el recuerdo de tus labios incendiarios, traicioneros, esos labios que me empequeñecieron sacando lo peor y lo mejor de mi.  Y me dolió, sí, me dolió que me empujaras a la muerte... Me usaste y me tiraste cómo y cuando mejor te pareció y esa puñalada, fría y cruel, me llevó a donde estoy, aquí, esperando mi turno para entrar por la puerta de la nada más oscura y húmeda. Un ultimo empujón y desapareceré para siempre de tu mirada insensible, pero, debes saber que en tu pecado llevaste la penitencia, porque ya te maté y no lo sabes. Sólo es cuestión de tiempo. Pero ni siquiera entonces te pondrás en mi lugar, el de una colilla cancerígena con mala sombra... Pero ya dará igual todo.

A las puertas del abismo estoy, pobre de mi. A punto de caer al negro infinito mientras aún me consumo en el recuerdo de tus labios incendiarios, traicioneros, esos labios que me empequeñecieron sacando lo peor y lo mejor de mi.
Y me dolió, sí, me dolió que me empujaras a la muerte… Me usaste y me tiraste cómo y cuando mejor te pareció y esa puñalada, fría y cruel, me llevó a donde estoy, aquí, esperando mi turno para entrar por la puerta de la nada más oscura y húmeda.
Un ultimo empujón y desapareceré para siempre de tu mirada insensible, pero, debes saber que en tu pecado llevaste la penitencia, porque ya te maté y no lo sabes. Sólo es cuestión de tiempo. Pero ni siquiera entonces te pondrás en mi lugar, el de una colilla cancerígena con mala sombra… Pero ya dará igual todo.

P061 El camino de la luz y el camino de la sombra
Jesús López Triguero

Hay quien sigue las reglas y quien no. Los que las siguen van con la cabeza alta, a la vista de todos, conscientes de que hacen lo correcto aunque su camino sea más largo y tortuoso a priori. Es el mundo de la gente decente. Los otros caminan por la sombra, utilizan atajos que no deberían usarse nunca, y acaban causando un perjuicio para sí mismos o para los demás. En el anochecer del mundo sólo cabe el camino de la rectitud.

Hay quien sigue las reglas y quien no. Los que las siguen van con la cabeza alta, a la vista de todos, conscientes de que hacen lo correcto aunque su camino sea más largo y tortuoso a priori. Es el mundo de la gente decente.
Los otros caminan por la sombra, utilizan atajos que no deberían usarse nunca, y acaban causando un perjuicio para sí mismos o para los demás.
En el anochecer del mundo sólo cabe el camino de la rectitud.

P060 Espiritualidad
Jesús López Triguero

A veces uno se revuelve entre los recuerdos de los dolores pasados y pierde la perspectiva necesaria para seguir tirando del carro de la vida. Entonces busca una salida en el horizonte, justo más allá de un camino perdido que no sabe a dónde conduce. Y allí, frente al infinito, ese universo infinito del que todos formamos parte, a uno le dan ganas de rezar y volver a creer en algo más.

A veces uno se revuelve entre los recuerdos de los dolores pasados y pierde la perspectiva necesaria para seguir tirando del carro de la vida. Entonces busca una salida en el horizonte, justo más allá de un camino perdido que no sabe a dónde conduce. Y allí, frente al infinito, ese universo infinito del que todos formamos parte, a uno le dan ganas de rezar y volver a creer en algo más.

P058 Aquellos maravillosos años
Jesús López Triguero

Recuerdo los días de feria, los montes explorados, algunos puentes cruzados, pero sobre todo recuerdo la compañía de una pandilla improvisada que tenía la misión de crecer y, al hacerlo, aprendía el mundo disfrutando y socializando.  Veo a los niños jugar como yo lo hacía y me quedo absorto mirando mientras cruzan el río del olvido transportándome al pasado. Me entristezco de pensar que son raras avis en peligro de extinción ante el empuje implacable de las máquinas que devoran la voluntad y la pasión de vivir. Esas que sólo dejan tras de sí un rastro de soledad asesinando los momentos no vividos, los mejores de la infancia.  Recuerdo con nostalgia aquellos maravillosos años y rezo para que nadie enturbie su paso por el puente hacia la madurez empujándolos al olvido.

Recuerdo los días de feria, los montes explorados, algunos puentes cruzados, pero sobre todo recuerdo la compañía de una pandilla improvisada que tenía la misión de crecer y, al hacerlo, aprendía el mundo disfrutando y socializando.
Veo a los niños jugar como yo lo hacía y me quedo absorto mirando mientras cruzan el río del olvido transportándome al pasado.
Me entristezco de pensar que son raras avis en peligro de extinción ante el empuje implacable de las máquinas que devoran la voluntad y la pasión de vivir. Esas que sólo dejan tras de sí un rastro de soledad asesinando los momentos no vividos, los mejores de la infancia.
Recuerdo con nostalgia aquellos maravillosos años y rezo para que nadie enturbie su paso por el puente hacia la madurez empujándolos al olvido.

P057 Mujer entre dos mundos
Angeles Martínez Calero

Piensa mujer, sola, entre piedras, ruinas de un ayer olvidado soy testigo de tu dilema. Tu alma desnuda, indecisa, contempla ese mundo lleno de fantasía, promesas de sueños infinitos, plagado de estrellas. A tu alcance, esa escalera invitándote a traspasar esa ventana que te devolvería a un mundo real Caí en la trampa, no creo en los cielos ni los paraísos solo en mañanas de cristal y entre vuelos de mi mano.

Piensa mujer,
sola, entre piedras, ruinas de un ayer olvidado
soy testigo de tu dilema.
Tu alma desnuda, indecisa, contempla ese mundo lleno de fantasía,
promesas de sueños infinitos, plagado de estrellas.
A tu alcance, esa escalera invitándote a traspasar esa ventana que te devolvería a un mundo real
Caí en la trampa,
no creo en los cielos ni los paraísos
solo en mañanas de cristal y entre vuelos de mi mano.

P056 La Espera
Vanessa Alves Alves

Ella no lo conocía muy bien, pero considera demasiado. No había más que hacer sino esperar pacientemente sentada. Hubo un movimiento, no había pulso, no hay vida. Ya no tenía más opciones que hacerlo, la relación tormenta terminó allí. Los ojos, había frustración, tristeza, y la duda sobre lo que sería el próximo movimiento. Esa mirada en la imagen oculta de búsqueda objeto una respuesta. Para estar allí, la promoción de la estela del que lamentablemente murió por el frío invierno. Él sabía que nunca sería capaz de matarlo tanto como su instinto hizo odiarlo. El instinto se omitió y vibró tristeza. Él perdió la carrera, persecución, caza y se convirtió en la duda eterna melancolía y el sentido de pérdida.

Ella no lo conocía muy bien, pero considera demasiado. No había más que hacer sino esperar pacientemente sentada. Hubo un movimiento, no había pulso, no hay vida. Ya no tenía más opciones que hacerlo, la relación tormenta terminó allí.
Los ojos, había frustración, tristeza, y la duda sobre lo que sería el próximo movimiento. Esa mirada en la imagen oculta de búsqueda objeto una respuesta.
Para estar allí, la promoción de la estela del que lamentablemente murió por el frío invierno. Él sabía que nunca sería capaz de matarlo tanto como su instinto hizo odiarlo. El instinto se omitió y vibró tristeza. Él perdió la carrera, persecución, caza y se convirtió en la duda eterna melancolía y el sentido de pérdida.

P055 El recuerdo del amigo Julio
José Manuel Muñoz Sánchez

Te fuiste al rozar la mañana. A la espera del caballo blanco del Apóstol sin enjaezar como tu corazón limpio y puro aguarda para acompañarte .Sigue siendo el amigo de aquel niño que te recuerda y crece con tus enseñanzas. Dedicaste tu vida a los mas afligidos predicando la palabra con el ejemplo y la humildad. Se acerca la fecha ,las campanas de la iglesia del pueblo afinan para tocar sones de alegia en recuerdo del amigo que se marchó. Julio siervo de Dios .

Te fuiste al rozar la mañana. A la espera del caballo blanco del Apóstol sin enjaezar como tu corazón limpio y puro aguarda para acompañarte .Sigue siendo el amigo de aquel niño que te recuerda y crece con tus enseñanzas.
Dedicaste tu vida a los mas afligidos predicando la palabra con el ejemplo y la humildad. Se acerca la fecha ,las campanas de la iglesia del pueblo afinan para tocar sones de alegia en recuerdo del amigo que se marchó.
Julio siervo de Dios .

P047 LA TORMENTA
Concepción Busquier Hernandez

Sentada en la galería, viendo caer la lluvia. Empieza con gotas, aumenta su fuerza. Los colores de la piedra y el verdor de los árboles. Su aroma y frescor dejan en mí ese instante tan placentero de una tarde de verano. Cual seria la historia de esta casa!!! Las cuadras llano son habitadas. La lumbre baja llano tiene rescoldos. Los enseres del trigo están vacíos. Ayudarme a darle vida.

Sentada en la galería, viendo caer la lluvia.
Empieza con gotas, aumenta su fuerza.
Los colores de la piedra y el verdor de los árboles.
Su aroma y frescor dejan en mí ese instante tan placentero de una tarde de verano.
Cual seria la historia de esta casa!!!
Las cuadras llano son habitadas.
La lumbre baja llano tiene rescoldos.
Los enseres del trigo están vacíos.
Ayudarme a darle vida.

P040 Por calles estrechas
Manuel Muñoz García

 Gente andando, por la calle. Por calles estrechas, en Madrid. Pensamientos entrecortados, intermitentes, que se cruzan.  Miradas que no lo hacen, esquivas e indiferentes. Fugaces. Huidizas. Experiencias inquietantes, incongruentes y fragmentadas. Tiempo que se desliza, entre dos límites. Impresiones fuertes.  ¿Quién te escucha? ¿Quién te ve? Percepción consciente. Déjà vu.

Gente andando, por la calle.
Por calles estrechas, en Madrid.
Pensamientos entrecortados,
intermitentes,
que se cruzan.
Miradas que no lo hacen,
esquivas e indiferentes.
Fugaces.
Huidizas.
Experiencias inquietantes,
incongruentes y fragmentadas.
Tiempo que se desliza,
entre dos límites.
Impresiones fuertes.
¿Quién te escucha?
¿Quién te ve?
Percepción consciente.
Déjà vu.

P039 Introversión
Manuel Muñoz García

A veces me abstraigo de los sentidos. Me concentro. Prescindo de la realidad exterior: “Me encanta tu forma de ser”. Algún mecanismo me mueve, como un autómata. Me desentiendo del mundo de afuera: “Te echo de menos“. Exteriorizo poco mis sentimientos. Pero los siento, sin darme cuenta de ello, de una forma refleja: “Me gustaría que estuvieras aquí”.

A veces me abstraigo de los sentidos. Me concentro. Prescindo de la realidad exterior: “Me encanta tu forma de ser”. Algún mecanismo me mueve, como un autómata. Me desentiendo del mundo de afuera: “Te echo de menos“. Exteriorizo poco mis sentimientos. Pero los siento, sin darme cuenta de ello, de una forma refleja: “Me gustaría que estuvieras aquí”.

P036 Árbol de ciudad
Manuel Muñoz García

Demarcar límites. Aislar. Crear barreras. Reticular y organizar. Atornillar al suelo. Proteger del viento.  Anhelar lo irreal. Segregar. Sentir desgana de olvidar. Deshacer y rehacer. Yuxtaponer. Afrontar la realidad. Secuenciar el espacio. Ordenar la abstracción. Concebir el sistema. Conjuntar los elementos. Enfatizar la identidad. Configurar. Cooperar de alguna manera. Leer los titulares. Superponer descuidadamente. Subdividir. Complejidad estructural. Arterias secundarias. Administrar. Subsistema social. Confundir la realidad. Salud mental. Árbol de ciudad.

Demarcar límites. Aislar. Crear barreras. Reticular y organizar. Atornillar al suelo. Proteger del viento. Anhelar lo irreal. Segregar. Sentir desgana de olvidar. Deshacer y rehacer. Yuxtaponer. Afrontar la realidad. Secuenciar el espacio. Ordenar la abstracción. Concebir el sistema. Conjuntar los elementos. Enfatizar la identidad. Configurar. Cooperar de alguna manera. Leer los titulares. Superponer descuidadamente. Subdividir. Complejidad estructural. Arterias secundarias. Administrar. Subsistema social. Confundir la realidad. Salud mental. Árbol de ciudad.

P035 NO PUDE NEGARME
Pilar Barrios González

Uno de los más bellos edificios del mundo, el Taj Mahal, es el resultado de una bella foto. Como negarme a que el chico  simpático, agradable, risueño, constante, persistente, perseverante...que su único objetivo claro,  no era otro que salir en la foto. NO PUDE NEGARME...  Simplemente no se merecía un no por respuesta.

Uno de los más bellos edificios del mundo, el Taj Mahal, es el resultado de una bella foto.
Como negarme a que el chico simpático, agradable, risueño, constante, persistente, perseverante…que su único objetivo claro, no era otro que salir en la foto.
NO PUDE NEGARME… Simplemente no se merecía un no por respuesta.

P034 Sueños
Walter Deza Musculiatt

Sueño con el sol que calienta mi cuerpo. Siento el latir frenético de mi corazón, lleno de felicidad mientras vago por infinitas llanuras atravesadas por rápidos y transparentes riachuelos. Sueño que este sueño nunca acaba, porque sé que al dejar de soñar el despertar me dejará otra vez en mi triste realidad.

Sueño con el sol que calienta mi cuerpo.
Siento el latir frenético de mi corazón, lleno de felicidad mientras vago por infinitas llanuras atravesadas por rápidos y transparentes riachuelos.
Sueño que este sueño nunca acaba, porque sé que al dejar de soñar el despertar me dejará otra vez en mi triste realidad.

P033 Camino a tu lado
Ricardo De Luca Brunelli

Camino a tu lado, con el impulso, que me da la vida Camino a tu lado, y voy susurrando canciones, inventando coplas y,atrapando al tiempo Camino a tu lado, sin dudas ni apremios sin egoísmos ni cadenas. Camino a tu lado, cuando las sombras se alargan y,el canto de los pájaros, se hace intenso y glorioso. Camino a tu lado, con la niñez de ayer,el camino deslumbrante, y,las tardes con aroma a lluvia.

Camino a tu lado,
con el impulso,
que me da la vida
Camino a tu lado,
y voy susurrando canciones,
inventando coplas y,atrapando al tiempo
Camino a tu lado,
sin dudas ni apremios
sin egoísmos ni cadenas.
Camino a tu lado,
cuando las sombras se alargan
y,el canto de los pájaros,
se hace intenso y glorioso.
Camino a tu lado,
con la niñez de ayer,el camino deslumbrante,
y,las tardes con aroma a lluvia.

P032 Fuego
Carmen Ardá Fraga

Fuego. Peligro y belleza en un mismo elemento. El fuego es la base de nuestra existencia. Con él comenzó nuestro viaje en la Tierra y con él lo puedes perder absolutamente todo. Nuestra vida gira entorno a algo tan sencillo como este elemento, nos enfrentamos a los obstáculos de la vida y admiramos la belleza de otros tantos. El fuego es vida y muerte, el fuego lo es todo y nada, el fuego es principio y fin.

Fuego. Peligro y belleza en un mismo elemento. El fuego es la base de nuestra existencia. Con él comenzó nuestro viaje en la Tierra y con él lo puedes perder absolutamente todo. Nuestra vida gira entorno a algo tan sencillo como este elemento, nos enfrentamos a los obstáculos de la vida y admiramos la belleza de otros tantos. El fuego es vida y muerte, el fuego lo es todo y nada, el fuego es principio y fin.

P026 Declaración de principios
Alexandra Navarro Miró

Dicen que las idees no existen sin organización. Para mí, los recuerdos no existen sin futuro, ni los sueños sin un pasado. Ni los cafés sin azúcar, ni el amor sin música. El pensamiento no existe sin el objeto, ni el poema sin la entraña. Tú, no existes de la misma forma sin mí, yo no soy la misma desde otros ojos. Hay resacas que no existen sin remordimientos, igual que noches sin deseo.

Dicen que las idees no existen sin organización. Para mí, los recuerdos no existen sin futuro, ni los sueños sin un pasado. Ni los cafés sin azúcar, ni el amor sin música. El pensamiento no existe sin el objeto, ni el poema sin la entraña. Tú, no existes de la misma forma sin mí, yo no soy la misma desde otros ojos. Hay resacas que no existen sin remordimientos, igual que noches sin deseo.

P025 Puro trabajo como el café
Edinson Arroyo Mora

El café es consumido en el mundo entero, lo deleitamos en la mañana, en la tarde o cuando estamos en reuniones con nuestros amigos.  Es aquel vaso que nunca nos falta para estudiar, para evitar el sueño, para pasar una noche fría. Sin embargo casi nunca nos preguntamos de dónde viene, cómo lo cultivan, cómo hacen para exportarlo hasta el lugar donde estamos.  Nuestros campesinos lo cultivan a diario con el fin de hacer una buena cosecha  y conseguir dinero para sustento de la familia   pero muchas veces el precio de este es tan bajo que el trabajo del campesino no vale nada.   En unas manos como estas se plasman el trabajo constante que requiere este producto, vemos  como las huellas se desaparecen de sus manos con cada día de trabajo. ¿Cómo no valorar un precio para estas personas? donde sin ellos no deleitaríamos un café puro.

El café es consumido en el mundo entero, lo deleitamos en la mañana, en la tarde o cuando estamos en reuniones con nuestros amigos. Es aquel vaso que nunca nos falta para estudiar, para evitar el sueño, para pasar una noche fría. Sin embargo casi nunca nos preguntamos de dónde viene, cómo lo cultivan, cómo hacen para exportarlo hasta el lugar donde estamos. Nuestros campesinos lo cultivan a diario con el fin de hacer una buena cosecha y conseguir dinero para sustento de la familia pero muchas veces el precio de este es tan bajo que el trabajo del campesino no vale nada. En unas manos como estas se plasman el trabajo constante que requiere este producto, vemos como las huellas se desaparecen de sus manos con cada día de trabajo. ¿Cómo no valorar un precio para estas personas? donde sin ellos no deleitaríamos un café puro.

P024 Luz sobre la Montaña
Edinson Arroyo Mora

De esos momentos donde solo callamos y contemplamos un gran espectáculo dirigido por la misma madre tierra, es como estar en primera fila de un concierto que siempre haz anhelado estar,  sin dejar de repetir lo hermoso que se percibe.  Luego te preguntas si esto se volverá a repetir  o solo es una imagen que queda como recuerdo en tu mente y que poco a poco se desvanece por que el haz que viste hace un mes  ya no se muestra más  por la cantidad de contaminación que brota de tu ciudad. Es allí donde te da cuenta que eres una pequeña partícula viviente donde ves cómo el mundo se desvanece y no puedes hacer nada para cámbialo, y solo te quedas con viejas fotografías que reflejan los buenos momentos que contemplaste.

De esos momentos donde solo callamos y contemplamos un gran espectáculo dirigido por la misma madre tierra, es como estar en primera fila de un concierto que siempre haz anhelado estar, sin dejar de repetir lo hermoso que se percibe. Luego te preguntas si esto se volverá a repetir o solo es una imagen que queda como recuerdo en tu mente y que poco a poco se desvanece por que el haz que viste hace un mes ya no se muestra más por la cantidad de contaminación que brota de tu ciudad. Es allí donde te da cuenta que eres una pequeña partícula viviente donde ves cómo el mundo se desvanece y no puedes hacer nada para cámbialo, y solo te quedas con viejas fotografías que reflejan los buenos momentos que contemplaste.

P023 Amanecerá y veremos
Edinson Arroyo Mora

Cuando pienso en el medio ambiente imagino lo que puede pasar en unos años, las nuevas tecnologías y la  sed de las multinacionales a cavaran por completo, lo más apreciado de nuestra existencia la “tierra”, ver como las maravillas de la naturaleza  nos pinta un cuadro único como advirtiéndonos  de lo que nuestras nuevas generaciones se perderán  si seguimos destruyendo nuestra pacha mama o como lo conocemos, nuestra madre tierra.

Cuando pienso en el medio ambiente imagino lo que puede pasar en unos años, las nuevas tecnologías y la sed de las multinacionales a cavaran por completo, lo más apreciado de nuestra existencia la “tierra”, ver como las maravillas de la naturaleza nos pinta un cuadro único como advirtiéndonos de lo que nuestras nuevas generaciones se perderán si seguimos destruyendo nuestra pacha mama o como lo conocemos, nuestra madre tierra.

P022 Sin título
Laura Chamborro Martínez

Una fiesta con amigos. Celebrábamos que se habían terminado los exámenes y empezaba el verano en la casa de Damián. Mientras hacíamos la comida “Piwi” un agapornis amarillo y naranja se escapo de su jaula y se puso frente a la ventana mirando así a su compañero canino que no dejaba de mirar por la ventana fruto de la emoción de tanta gente nueva en casa. Esta foto, hecha casi sin querer puede que sea una de las fotos más especiales que haya hecho en mi vida. Dos animales que se miran a través de una ventana, esos encuentros que solo se reflejan gracias a un cristal...¿Qué estarán
 pensando?

Una fiesta con amigos. Celebrábamos que se habían terminado los exámenes y empezaba el verano en la casa de Damián. Mientras hacíamos la comida “Piwi” un agapornis amarillo y naranja se escapo de su jaula y se puso frente a la ventana mirando así a su compañero canino que no dejaba de mirar por la ventana fruto de la emoción de tanta gente nueva en casa. Esta foto, hecha casi sin querer puede que sea una de las fotos más especiales que haya hecho en mi vida. Dos animales que se miran a través de una ventana, esos encuentros que solo se reflejan gracias a un cristal…¿Qué estarán

pensando?

P021 Sin título
Laura Chamborro Martínez

Debían ser las diez. Un amigo y yo habíamos cogido un tren para ir a Vigo esa tarde para visitar a una amiga que hacía mucho que no veíamos . Cansados, hablamos un rato, pero no pasó mucho tiempo hasta que se hizo el silencio y él se sumergió en sus pensamientos mientras miraba por la ventanilla. Yo también miraba. Lo miraba a él, tan concentrado. Miraba el glorioso paisaje que se veía desde la ventanilla. Debía ser esa hora donde el día todavía gana a la nocturnidad, como quien sigue arañando un segundo más. En ese instante cogí la cámara e hice esta foto, pero sin hacer mucho ruido no le fuese a molestar... No hubo viaje más tranquilo.

Debían ser las diez. Un amigo y yo habíamos cogido un tren para ir a Vigo esa tarde para visitar a una amiga que hacía mucho que no veíamos . Cansados, hablamos un rato, pero no pasó mucho tiempo hasta que se hizo el silencio y él se sumergió en sus pensamientos mientras miraba por la ventanilla. Yo también miraba. Lo miraba a él, tan concentrado. Miraba el glorioso paisaje que se veía desde la ventanilla. Debía ser esa hora donde el día todavía gana a la nocturnidad, como quien sigue arañando un segundo más. En ese instante cogí la cámara e hice esta foto, pero sin hacer mucho ruido no le fuese a molestar… No hubo viaje más tranquilo.

P020 Sin título
Laura Chamborro Martínez

17654918784_1b4de50f7f_o

Se trata de la ventana de mi habitación; es mi día a día. Simple. En ese momento atardecía y los colores que se pintaban en el cielo y que se reflejaban en la inmensa arboleda que desde la ventana se observa enmudecía a cualquiera. Así se quedó mi hermana; sin habla. Ese día mi hermana tenía muchas cosas en la cabeza; exámenes, lecciones, números…Pero en aquel momento, por un instante, toda preocupación se borró de su cara. Qué importante es tener unas buenas vistas para rellenar el alma…

P019 Sin título
Laura Chamborro Martínez

 

06:30 en Wroclaw, Polonia. Amanece y yo sigo despierta. Acabábamos de llegar de fiesta cuando me tumbé en la cama y pude observar esta postal para la retina. Me puse a pensar en la vida, en el hecho de estar explorando un país tan maravilloso acompañada de gente más maravillosa aún. Las alegrías de la vida y, entre ellas, viajar...Sin abandonar mi lugar deslicé la mano sobre mi cámara y saqué esta foto. Inmortalizando las reflexiones que acompañan mi caminar sin distinción de lugar ni tiempo.

06:30 en Wroclaw, Polonia. Amanece y yo sigo despierta. Acabábamos de llegar de fiesta cuando me tumbé en la cama y pude observar esta postal para la retina. Me puse a pensar en la vida, en el hecho de estar explorando un país tan maravilloso acompañada de gente más maravillosa aún. Las alegrías de la vida y, entre ellas, viajar…Sin abandonar mi lugar deslicé la mano sobre mi cámara y saqué esta foto. Inmortalizando las reflexiones que acompañan mi caminar sin distinción de lugar ni tiempo.

P018 Sin título
Laura Chamborro Martínez

16175198804_b39a0162c9_o

Era Octubre. Estábamos de viaje en Polonia. Fuimos al campo de concentración de Auschwitz. Aunque íbamos con una guía en español que nos explicaba todo el horror que allí había encerrado yo acabé perdiéndome del resto del grupo; demasiada rapidez para explorar en aquel lugar con tal simbolismo para la humanidad. Así, llegué a una de estas casetas medias derruidas, donde encerraban a los presos del campo, en este caso mujeres, en contra de su libertad natural. Entonces vi esa ventana, miré que había y lo único que podía ver eran los restos del sufrimiento humano fruto del odio del mismo. Me pregunto qué sentirían las mujeres que miraban todos los días por aquella ventana…quizá mirasen con dureza o esperanza, quizá esa tristeza de quien solo le queda soñar otra vida…


P017 Bailar, volar…
Loana Javiera Junco

Plantarse y volar, volar y soltar.. jugar, amar, ser libres. Algunas veces sentiste esa necesidad de ser pájaro? claro que si, siempre. Fui un pájaro o lo seré en la próxima vida, un pájaro volador, soñador y bello. No karma, si un dharma, un ser de luz , natural, e iluminado, Ser pájaro es tener vida en la tierra y en el cielo, como un Dios... sí, un Diós pájaro y bailarín.

Plantarse y volar, volar y soltar.. jugar, amar, ser libres. Algunas veces sentiste esa necesidad de ser pájaro? claro que si, siempre.
Fui un pájaro o lo seré en la próxima vida, un pájaro volador, soñador y bello.
No karma, si un dharma, un ser de luz , natural, e iluminado, Ser pájaro es tener vida en la tierra y en el cielo, como un Dios… sí, un Diós pájaro y bailarín.

P016 Naturaleza perpetua
Loana Javiera Junco

ser o no. dos vidas, union, engendro, una vida, dos en una , meses, superficie, autonomia, respiracion, sentidos, piel, contacto, alimento, energia, movimiento, avances, crecimiento, miradas, tacto, audicion, gusto, calor, frio, abrazo, besos, caricias, llantos, pies , suelo, vertical, pasos, caminar, caerse, levantarse, ir, venir , correr, jugar, conocer, personitas, grandes ,medianas , pequeñas, animales, arboles, tierra, cielo , sol, luna, estrellas, relacionarse, agruparse, vinculos,no jugar,jugar, no hacer, hacer,elegir, informacion, amistad, autoridad, imaginacion, actividad, adolescer, transgredir, diversion, en y des- enamoramiento, besos, contacto, sensaciones, piel, hormonas, cuerpo, cambios , miradas, preferencias, amor? , tristeza, desengaño, risas , carcajadas, peleas, gente , padres, bondad, maldad,ser, volar, creer, confiar, desconfiar, aprender ,intuir, palabras,significados,eleccion, pasion, mantenerse, caer, rebotar, subir, reirse, placer, sexo, amor!! en y des-encuentros,hermandad,apatia, empatia,revolucion, paz, perderse, encontrarse, yo, ello, superyo, entregarse, no entregarse. perpetuarse, no perpetuarse???

ser o no.
dos vidas, union, engendro, una vida, dos en una , meses, superficie, autonomia, respiracion, sentidos, piel, contacto, alimento, energia, movimiento, avances, crecimiento, miradas, tacto, audicion, gusto, calor, frio, abrazo, besos, caricias, llantos, pies , suelo, vertical, pasos, caminar, caerse, levantarse, ir, venir , correr, jugar, conocer, personitas, grandes ,medianas , pequeñas, animales, arboles, tierra, cielo , sol, luna, estrellas, relacionarse, agruparse, vinculos,no jugar,jugar, no hacer, hacer,elegir, informacion, amistad, autoridad, imaginacion, actividad, adolescer, transgredir, diversion, en y des- enamoramiento, besos, contacto, sensaciones, piel, hormonas, cuerpo, cambios , miradas, preferencias, amor? , tristeza, desengaño, risas , carcajadas, peleas, gente , padres, bondad, maldad,ser, volar, creer, confiar, desconfiar, aprender ,intuir, palabras,significados,eleccion, pasion, mantenerse, caer, rebotar, subir, reirse, placer, sexo, amor!! en y des-encuentros,hermandad,apatia, empatia,revolucion, paz, perderse, encontrarse, yo, ello, superyo, entregarse, no entregarse. perpetuarse, no perpetuarse???

P015 Sol tibio, pasto húmedo
Loana Javiera Junco

Mucho pasó , y el tiempo. Tan inocente, o el imaginario de esa  inocencia tardía. Nunca supe bien. La dualidad se marcó como la huella de un perro sobre la arena, siempre dura momentos aunque estos sean frecuentes. Mis líneas de la vida dejan ver un yo paralelo muy marcado, y realmente creo en eso, siento y pienso con la misma intensidad una cosa tanto como otra, como si quisiese todo ,pero la fusión forma lo tercero ,lo perfecto. El destino o lo qué tenía que ser? Sea lo que sea sabemos que es lo perfecto , al momento de mirarnos para vernos y saber que somos. En el degradé de lo positivo- negativo la vida va igual, solo que cambia el sentido, poder ser maravilloso o  llegar a sentirse una vacuidad humana inigualable, ver la luz del sol desde el fondo del mar cuando ya vas hundiéndote  cada vez más y abrís los ojos y eso pasó y estás en un jardín de flores, respirando el aire puro de una mañana de otoño en el hemisferio norte , un sol tibio y un pasto húmedo, como esos labios con sed de besos.

Mucho pasó , y el tiempo.
Tan inocente, o el imaginario de esa inocencia tardía. Nunca supe bien.
La dualidad se marcó como la huella de un perro sobre la arena, siempre dura momentos aunque estos sean frecuentes.
Mis líneas de la vida dejan ver un yo paralelo muy marcado, y realmente creo en eso, siento y pienso con la misma intensidad una cosa tanto como otra, como si quisiese todo ,pero la fusión forma lo tercero ,lo perfecto.
El destino o lo qué tenía que ser? Sea lo que sea sabemos que es lo perfecto , al momento de mirarnos para vernos y saber que somos.
En el degradé de lo positivo- negativo la vida va igual, solo que cambia el sentido, poder ser maravilloso o llegar a sentirse una vacuidad humana inigualable, ver la luz del sol desde el fondo del mar cuando ya vas hundiéndote cada vez más y abrís los ojos y eso pasó y estás en un jardín de flores, respirando el aire puro de una mañana de otoño en el hemisferio norte , un sol tibio y un pasto húmedo, como esos labios con sed de besos.

P014 Chicos amor
Loana Javiera Junco

Luego de varios meses sin vernos,en Diciembre fui a visitar a Luciano y Nicolás. Pasamos juntos algunas semanas y ésta es una breve reseña fotográfica de sus días y mis días con ellos. Yo los llamo "Los eternos", porque así se percibe esta linda historia de amor, en la cama, en la mesa, en un tren, ellos son ellos y tienen algo muy en común , el amor mutuo. Algo así como una tercera identidad. Las fotografías fueron tomadas en su casa de Buenos Aires y en un tren de la misma ciudad yendo a tigre. Las tomas son espontáneas, ellos son blanco y negro, pero también color.

Luego de varios meses sin vernos,en Diciembre fui a visitar a Luciano y Nicolás. Pasamos juntos algunas semanas y ésta es una breve reseña fotográfica de sus días y mis días con ellos. Yo los llamo “Los eternos”, porque así se percibe esta linda historia de amor, en la cama, en la mesa, en un tren, ellos son ellos y tienen algo muy en común , el amor mutuo. Algo así como una tercera identidad. Las fotografías fueron tomadas en su casa de Buenos Aires y en un tren de la misma ciudad yendo a tigre. Las tomas son espontáneas, ellos son blanco y negro, pero también color.

P013 Ellas llueven…
Loana Javiera Junco

 lluevo con ella. ella, la lluvia... lluevo con lluvia que lava olvidos y florece recuerdos. lluevo y la acompaño tan metaforico como real. lluevo minúscula desde mis cielos ojos hacia mis tierras piernas ,labios , piso . pisos cual techo , paraguas , personas... llueve y lluevo y me inspiro. séria hermoso que el mundo llueva con la lluvia y ella. ella es el espacio  llovido  o la misma lluvia que llueve y que lluevo. ella términa siéndolo todo y todo es ella,por lo menos hoy y cada día . cada día que llueva yo lloveré... sólo  espero conservar mis cielos ojos para poder llover y ver que llueva. la lluvia y ella hoy son mi yo. yo , la lluvia y ella.

lluevo con ella. ella, la lluvia…
lluevo con lluvia que lava olvidos y florece recuerdos.
lluevo y la acompaño tan metaforico como real.
lluevo minúscula desde mis cielos ojos hacia mis tierras piernas ,labios , piso . pisos cual techo , paraguas , personas…
llueve y lluevo y me inspiro.
séria hermoso que el mundo llueva con la lluvia y ella.
ella es el espacio llovido o la misma lluvia que llueve y que lluevo.
ella términa siéndolo todo y todo es ella,por lo menos hoy y cada día .
cada día que llueva yo lloveré…
sólo espero conservar mis cielos ojos para poder llover y ver que llueva.
la lluvia y ella hoy son mi yo.
yo , la lluvia y ella.

P012 Dormir, devenir
Loana Javiera Junco

Devenir Ser  nace  tomando como punto inicial el cuerpo, la verdad, lo que somos, el proceso de ser y dejar de ser, la impermanencia , la vida y la muerte. El nombre "devenir ser" es una ambigüedad intrínseca ,una contradicción paralela. Por el "Devenir" nos vamos a cada instante y el "Ser" es lo que somos aquí y ahora.   jugar con  los opuestos ,ya que forman parte ambos dos de cada uno a cada momento e instante. Ninguno es sin el otro como la vida y la muerte, dormir y estar despierto. Naturalizar el desnudo,  Sentir la comodidad de poder estar en piel, sin sentir prisa por taparnos, regalar al otro la maravilla ,de lo que es el envase de lo que soy.  No sólo voy fotografiando para detener ese Devenir en una imagen del ser, vamos creando vínculos aún más fuertes, puros, mágicos  hasta sentirnos tan cómodos que sólo podemos agradecer.   Estar simplemente desnudo con alguien a quien elijo en mi vida sin que eso tenga por que ser sexual es un espasmo de conciencia.

Devenir Ser nace tomando como punto inicial el cuerpo, la verdad, lo que somos, el proceso de ser y dejar de ser, la impermanencia , la vida y la muerte.
El nombre “devenir ser” es una ambigüedad intrínseca ,una contradicción paralela. Por el “Devenir” nos vamos a cada instante y el “Ser” es lo que somos aquí y ahora.
jugar con los opuestos ,ya que forman parte ambos dos de cada uno a cada momento e instante. Ninguno es sin el otro como la vida y la muerte, dormir y estar despierto.
Naturalizar el desnudo,
Sentir la comodidad de poder estar en piel, sin sentir prisa por taparnos, regalar al otro la maravilla ,de lo que es el envase de lo que soy.
No sólo voy fotografiando para detener ese Devenir en una imagen del ser, vamos creando vínculos aún más fuertes, puros, mágicos hasta sentirnos tan cómodos que sólo podemos agradecer. Estar simplemente desnudo con alguien a quien elijo en mi vida sin que eso tenga por que ser sexual es un espasmo de conciencia.

P011 Volver al pasado
María José Peñalver Martínez

Diario de Bitácora. Año 2015. Anotando en un cuaderno a rayas lo que Turienzo significó para mí: verano, infancia, primeros amigos, amor de abuela, días de bicicletas, bañarse en el Juncal, ir hasta la Peñona y ver atardecer, andar por la carretera hasta Santa Colomba y columpiarme en El Pote, las fiestas de agosto, la orquesta tocando  un pasodoble en el templete, el sonido del tamboril,  comprar golosinas en la tienda de Merceditas, ir a misa los domingos, merendar un bocadillo sentada en la hierba, ver por primera vez animales en libertad como ovejas, vacas, caballos o gallinas, coger manzanas y moras, tener sólo 2 canales de televisión,  mujeres sentadas a las puertas de sus casas en corrillo, el sonido de las moscas en la hora de la siesta, el silbar del aire entre los árboles, poder casi tocar las estrellas y pedir un deseo: Quiero volver al pasado…

Diario de Bitácora. Año 2015. Anotando en un cuaderno a rayas lo que Turienzo significó para mí: verano, infancia, primeros amigos, amor de abuela, días de bicicletas, bañarse en el Juncal, ir hasta la Peñona y ver atardecer, andar por la carretera hasta Santa Colomba y columpiarme en El Pote, las fiestas de agosto, la orquesta tocando un pasodoble en el templete, el sonido del tamboril, comprar golosinas en la tienda de Merceditas, ir a misa los domingos, merendar un bocadillo sentada en la hierba, ver por primera vez animales en libertad como ovejas, vacas, caballos o gallinas, coger manzanas y moras, tener sólo 2 canales de televisión, mujeres sentadas a las puertas de sus casas en corrillo, el sonido de las moscas en la hora de la siesta, el silbar del aire entre los árboles, poder casi tocar las estrellas y pedir un deseo: Quiero volver al pasado…

P010 Paisajismos a bordo de la memoria
María José Peñalver Martínez

Julio 1986. La tarde caía. El sol dejaba de acariciarnos con sus rayos para dejar paso a la noche estrellada. Acompañábamos a nuestra amiga a ir a por las ovejas  pues de todas formas no teníamos otra cosa mejor que hacer. Poco a poco con la ayuda de los perros se arremolinaban juntas hasta formar un círculo irregular. Los chopos del camino parecían que nos marcaban que dirección seguir a Turienzo. El viento se colaba entre las hojas que producía un sonido silbante en mitad de aquel prado silencioso. Recuerdo que alguna vez nos parábamos a inspeccionar las rocas del lugar,  a ver si por fin aquella vez lográbamos encontrar algún cristal precioso que nos habían dicho los mayores. Nunca dimos con  nada, pero hoy me doy cuenta que el tesoro realmente fue poder haber vivido una niñez tan bonita rodeada de naturaleza donde no existía la palabra estrés.

Julio 1986. La tarde caía. El sol dejaba de acariciarnos con sus rayos para dejar paso a la noche estrellada. Acompañábamos a nuestra amiga a ir a por las ovejas pues de todas formas no teníamos otra cosa mejor que hacer. Poco a poco con la ayuda de los perros se arremolinaban juntas hasta formar un círculo irregular. Los chopos del camino parecían que nos marcaban que dirección seguir a Turienzo. El viento se colaba entre las hojas que producía un sonido silbante en mitad de aquel prado silencioso. Recuerdo que alguna vez nos parábamos a inspeccionar las rocas del lugar, a ver si por fin aquella vez lográbamos encontrar algún cristal precioso que nos habían dicho los mayores. Nunca dimos con nada, pero hoy me doy cuenta que el tesoro realmente fue poder haber vivido una niñez tan bonita rodeada de naturaleza donde no existía la palabra estrés.

P009 Tu soledad
Angel Fernandez Palacio

 Tu soledad me atormenta. Sin embargo, cuando te miro desde la distancia – esa que tanto te gusta tomar cuando eres feliz- descubro, que los que realmente estamos solos y perdidos somos nosotros. Y en ese momento grito por tu existencia, porqué sin ti mi vida no tendría sentido, todo seria más triste y cruel.

Tu soledad me atormenta. Sin embargo, cuando te miro desde la distancia – esa que tanto te gusta tomar cuando eres feliz- descubro, que los que realmente estamos solos y perdidos somos nosotros. Y en ese momento grito por tu existencia, porqué sin ti mi vida no tendría sentido, todo seria más triste y cruel.

P008 Tu rostro
Angel Fernandez Palacio

Había huido hacia el mar para no pensar en ti, para olvidarme de tu rostro, de tus engaños y mentiras. ¿Cómo, cuándo comenzó esta demencia? Siempre había tratado de mirarte en horizontal pero tu respuesta eran solo líneas diagonales, difusas, efímeras. Pasaron las horas y descubrí que me empezaba a resultar imposible no ver tu rostro ni al lado del mar.

Había huido hacia el mar para no pensar en ti, para olvidarme de tu rostro, de tus engaños y mentiras. ¿Cómo, cuándo comenzó esta demencia? Siempre había tratado de mirarte en horizontal pero tu respuesta eran solo líneas diagonales, difusas, efímeras.
Pasaron las horas y descubrí que me empezaba a resultar imposible no ver tu rostro ni al lado del mar.

P007 La Tierra
Angel Fernandez Palacio

Ese día la tarde tuvo un sabor repulsivo. Fue tremendo. En el preciso instante en que me disponía a la tarea de todos los días aburridos, desquiciantes, violentos,..descubrí un sendero que pasaba por una pequeña puerta protegida por el arco de las nubes que supuso mi salvación: el paisaje era impresionante. Instantes después sonó el despertador.

Ese día la tarde tuvo un sabor repulsivo. Fue tremendo. En el preciso instante en que me disponía a la tarea de todos los días aburridos, desquiciantes, violentos,..descubrí un sendero que pasaba por una pequeña puerta protegida por el arco de las nubes que supuso mi salvación: el paisaje era impresionante. Instantes después sonó el despertador.

P006 La manzana que nunca cayó
Angel Fernandez Palacio

¿Por qué caía la manzana sobre la Tierra?,¿ Por qué no sucedía lo mismo con el sol?. El pobre Isaac Newton no paraba de hacerse esa pregunta. Hasta que un día- no al lado de un árbol- sino en la cama, echándole un vistazo a la biblia, entendió que las manzanas nunca se caen, simplemente te las dan a morder para que no ceses de hacerte preguntas.

¿Por qué caía la manzana sobre la Tierra?,¿ Por qué no sucedía lo mismo con el sol?.
El pobre Isaac Newton no paraba de hacerse esa pregunta. Hasta que un día- no al lado de un árbol- sino en la cama, echándole un vistazo a la biblia, entendió que las manzanas nunca se caen, simplemente te las dan a morder para que no ceses de hacerte preguntas.

P005 El último viaje
Angel Fernandez Palacio

Todos necesitamos un acicate de una busca para vivir. Viajar suponía romper con la monotonía de esa pequeña ciudad de provincias. Olvidar, por más que la realidad demuestre lo contrario, las luchas ingratas para sobrevivir. Este no se si seria un viaje más pero esa tarde, mirando la extensa meseta castellana, me di cuenta que no habría camino de regreso.

Todos necesitamos un acicate de una busca para vivir. Viajar suponía romper con la monotonía de esa pequeña ciudad de provincias. Olvidar, por más que la realidad demuestre lo contrario, las luchas ingratas para sobrevivir. Este no se si seria un viaje más pero esa tarde, mirando la extensa meseta castellana, me di cuenta que no habría camino de regreso.

P004 El niño y el mar
Angel Fernandez Palacio

Quería decirle al niño lo imposible de su tarea, quería trátarselo de explicar pero el solo miraba a el mar. De tanto insistir con mis advertencias, el niño levanto la cabeza, me miro y dijo: “¿Cómo ven los ciegos el mar?”. No respondí. Al fin y al cabo los niños son muy indulgentes con las personas mayores.

Quería decirle al niño lo imposible de su tarea, quería trátarselo de explicar pero el solo miraba a el mar. De tanto insistir con mis advertencias, el niño levanto la cabeza, me miro y dijo: “¿Cómo ven los ciegos el mar?”.
No respondí. Al fin y al cabo los niños son muy indulgentes con las personas mayores.

P003 La aventura comenzaba nada más montar en el autobús
María José Peñalver Martinez

Agosto 1985. El despertador sonaba y corriendo nos íbamos abajo al comedor a desayunar. Aunque previamente pasábamos por el patio donde había una palangana con agua para lavarnos la cara. El Cola Cao y galletas Artiach que mi abuela sacaba de una caja de lata sentaban de maravilla para empezar con energía el día. Salíamos de casa y escondiendo la llave debajo de una piedra nos dirigíamos hacía la carretera a la altura donde paraba el autocar que nos llevaría a Astorga. Apenas 20 kilómetros separaban Turienzo de la ciudad pero parecía un viaje mucho más largo. Iba parando por el camino y seguía recogiendo a gente. Al llegar,  íbamos a  comprar  churros con azúcar que vendían en un puesto de la plaza Mayor. Esto solo era el comienzo de la aventura. Antes se disfrutaba con cualquier cosa, o quizás ahora lo recuerde con demasiada nostalgia…

Agosto 1985. El despertador sonaba y corriendo nos íbamos abajo al comedor a desayunar. Aunque previamente pasábamos por el patio donde había una palangana con agua para lavarnos la cara.
El Cola Cao y galletas Artiach que mi abuela sacaba de una caja de lata sentaban de maravilla para empezar con energía el día.
Salíamos de casa y escondiendo la llave debajo de una piedra nos dirigíamos hacía la carretera a la altura donde paraba el autocar que nos llevaría a Astorga.
Apenas 20 kilómetros separaban Turienzo de la ciudad pero parecía un viaje mucho más largo. Iba parando por el camino y seguía recogiendo a gente.
Al llegar, íbamos a comprar churros con azúcar que vendían en un puesto de la plaza Mayor. Esto solo era el comienzo de la aventura.
Antes se disfrutaba con cualquier cosa, o quizás ahora lo recuerde con demasiada nostalgia…

P002 Estorninos
Alfonso Aguado Ortuño

Exprimido. ¿Qué me queda dentro? Todo lo saqué. En mi corazón sólo quedan tañidos de nada, malas pinceladas y quietud y mil pájaros en desbandada. Mis pensamientos como estorninos volaron del árbol de la mente. Se dispersaron. Todo lo di. Nada me quedó excepto el gran cielo azul transparente de tus ojos.

Exprimido. ¿Qué me queda dentro?
Todo lo saqué. En mi corazón
sólo quedan tañidos de nada,
malas pinceladas y quietud
y mil pájaros en desbandada.
Mis pensamientos como estorninos
volaron del árbol de la mente.
Se dispersaron. Todo lo di.
Nada me quedó excepto el gran cielo
azul transparente de tus ojos.

P001 Otoño
Alfonso Aguado Ortuño

Las ramas arañando las nubes del cielo. Es otoño. Cayeron las hojas y con ellas mis deseos. Ya todo ha acabado. Esperar por esperar, bajo este azul teñido de grises, bajo estas negras ramas que arañan mi corazón y tu distancia. Qué lejos queda ya todo, qué pequeño me siento…

Las ramas arañando las nubes del cielo. Es otoño. Cayeron las hojas y con ellas mis deseos. Ya todo ha acabado. Esperar por esperar, bajo este azul teñido de grises, bajo estas negras ramas que arañan mi corazón y tu distancia. Qué lejos queda ya todo, qué pequeño me siento…

¿Tienes alguna duda? Escríbenos un mail

Escríbenos

¿Quieres recibir nuestras notificaciones?

Suscríbete
¿Quieres venir a participar?
¿Y buscas alojamiento?
Ver alojamientos

+ información en la página del Ayto. Sta. Colomba de Somoza

Ayuntamiento

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR