A – ¡Por ahí, sal!

B – ¡Que no, que no es esa salida! Fíjate bien y no me grites, que me pongo nervioso.

A -Eres tú quien se tiene que fijar que para eso vas conduciendo. Como a mí no me dejas.

B -Cómo te voy a dejar, para que nos matemos.

A -Ya salió el listo. Pues hasta que te conocí yo conducía sin ningún problema.

B -Eso es lo que tú dices, por eso tenías el coche lleno de bollos.

A -No te aguanto cuando te pones así. ¡Métete, que es esta salida!

B – ¡Ya no puedo! Eso pasa porque no paras de hablar. Ahora otra vez a dar la vuelta. Vamos a llegar cuando hayan cerrado el tanatorio.

A -Los tanatorios no cierran, a ver si te enteras. Pero mira, así nos librábamos de saludar a todos esos petardos…

B -Ya, y que nos pongan verdes. Últimamente no damos una.

A -Mira lo bueno, él ya no nos podrá poner ni verdes ni morados…

B -Cómo eres.

A -Ja, ja, cómo que tú no habrás pensado lo mismo.

B -La verdad es que me aburren, siempre con las mismas tonterías.

A -Sí, pero hay que reconocer que también tiene su lado bueno, si no a ver de qué íbamos a tener esta vida social. ¡Salte, que hay que dar la vuelta!

B – ¿No me puedes avisar antes? ¡Casi nos la damos!

A -Pero bueno, ¿no eres tú el que conduce?

B -Si es que me distraes

A -También el pobre, morirse así, y solo…

B -Y cómo se iba a morir si no, salvo que se hubiera muerto en una fiesta o en la consulta del médico… si estaba más solo que la una.

A -Ya, pero de esa manera… mira que atragantarse con un hueso de melocotón.

B -Y en albornoz, que le vieron todos los vecinos cuando vino el SAMUR, con lo tiquismiquis que era con su aspecto.

A – ¡La salida del Tanatorio! ¡Salte!

B – ¡Joder, que no me des esos sustos! ¡Ya no puedo!

A – ¡Otra vuelta no! ¡Para, para que cojo yo el coche!

B – Pero… ¡cómo voy a parar aquí, tú estás loco! Cállate y no me hables más hasta que no lleguemos.

A – ¡Casi las ocho de la noche! Desde que nos están esperando. A este paso llegamos cuando quede sólo la familia.

B -Pues vaya rollo, con lo rancios que son. Llama a alguno de estos y que nos esperen. Diles que acabo de salir de trabajar.

A -Cómo que se lo van a creer si saben que trabajas menos que un acomodador de cine.

B -Claro, aquí el que trabaja eres tú en tu papel de amo de casa. Por eso no tengo ninguna camisa limpia.

A -Oye, guapo, que no soy tu mayordomo. ¡Salte, joder!

B – ¡Otra vez! ¡Qué te calles, que no es esta!

A -Pues a ver si estás más atento, listo.

B -Si te callas a lo mejor. Oye, ¿y tú crees que habrán venido sus padres?

A -La madre a lo mejor; ya irá por la quinta vuelta del rosario. Pero el padre…

B -Ese se estará apretando el cilicio.

A -Sí, seguro, o a la doncella. Menudo golfo.

B – ¿Y los hermanos? Con todos los que son, alguno habrá venido.

A – ¡Qué nos pasamos otra vez! Mira ¡ya son casi las diez! Yo me voy a casa.

B – ¡Qué melodramático eres! Sólo son las nueve pasadas.

A -Ya, pero es que estoy harto de dar vueltas, que esto parece una noria.

B -Vale, iremos mañana a la incineración. ¿A qué hora es?

A -A las diez. Casi mejor nos vamos ya al cementerio, para asegurarnos de que al menos a eso llegamos.

B -Pero qué gracia tienes. ¿Cuántos hermanos son?

A-Yo qué sé: los dos curas, la misionera, la que tiene doce hijos, el banquero que está en la cárcel, el drogadicto…

B – Vaya panda.

A – ¿Qué haces? ¡Que te has pasado la salida de casa! Estás fatal, eh.

B -Si es que no te callas. Oye, ¿y si nos tomamos una copa en Casa Colomba?

A -Vale. Aunque mejor nos vamos directos a un after hours.

B -Anda, mira, el tanatorio, ¡qué suerte!

A – ¿Qué haces? ¿por qué te sales?

B -Por qué va a ser, porque es el tanatorio.

A -Sí, el Sur, sólo que nosotros íbamos al de la M-30.

B – ¿Yo qué sé? ¡Mira! ¿Ese no es Mario?

A -Sí, ¿qué hará aquí? ¡Mario!

C -Hola, chicos, vaya horas de llegar. Juan y yo ya nos vamos y los demás se fueron hace rato.

A -No fastidies, ¿y eso?

C -Porque llevamos aquí casi toda la tarde. Ahí os dejo con la familia, fijaos qué suerte, han venido todos….

A -A mí no me mires. Pensé que era en el otro… y si no, haberte enterado tú.

B -Te voy a matar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR
A %d blogueros les gusta esto: