Con antenas (y alguna chimenea que otra) clavadas en la azotea, esperan a ver que harán el sol y las nubes indecisas. Son los tejados de un barrio cualquiera, de una ciudad cualquiera, de un país cualquiera. Para la mayoría de las personas, es lo más alto a lo que pueden aspirar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR
A %d blogueros les gusta esto: