¿DE QUÉ COLOR ES EL AMOR?

Relato 19

 

Ella era de pocas palabras. La mandaron callar tantas veces que se acostumbró a permanecer en silencio. Salía poco de casa. Cada tarde esperaba la llegada del autobús que venía de Astorga. Miraba a través del visillo, desde una ventana de la galería. Con su imaginación recomponía todo aquello que veía desde lejos.

–              La Vicenta se viene pal pueblo con la maleta de madera-pensaba-, seguro que se ha vuelto a escapar de la casa donde servía, pa librarse del señorito.  Ha llegado el ti Santiago, trae la cara tiznada por el carbón de la mina. Vendrá a preparar su boda con la María.

Un día, su vida cambió para siempre. A través del visillo vio a un hombre joven, guapo, bien vestido y con un extraño maletín en su mano.

Se armó de valor y salió de casa, para hacerse la encontradiza. Cuando estuvieron frente a frente, se miraron…, y ella enmudeció. A él se le cayó el maletín de la mano y se desparramaron por el suelo multitud de tubos de óleo, frascos y pinceles.

-¡Eres mi musa!-  dijo él, sin dejar de mirarla.

Ella abrió la boca para responderle, pero no pudo articular ni una palabra. Sintió, por primera vez, que la miraban con amor… ¡y con deseo! Con una pasión que ella captó al instante. Recogieron juntos las pinturas y los pinceles y lo colocaron en la caja. Él buscó un tubo que estaba sin estrenar y se lo entregó a ella, con delicadeza.

–              Es azul cobalto. El color del cielo cuando no tiene nubes. El color del mar. Cuando pintas con este color atraes hacia ti un amor eterno, como el cielo y como el mar.

Ella lo guardó en el bolsillo de su mandil, como si fuera un tesoro. Posaba para él al amanecer, junto a la laguna Cernea, sobre un musgo que aún conservaba intactas las gotas del rocío. Él acariciaba su pelo con suavidad, como si fuera una ninfa del bosque. Ella descubrió el amor.

Llegaron las habladurías, porque un pintor desconocido estaba seduciendo a una moza maragata. Los hombres del pueblo les comunicaron que, al día siguiente, el pintor debería coger el autobús hacia Astorga, por las buenas o por las malas.

Ella lloró toda la noche, junto a la ventana de la galería. En medio del dolor y las lágrimas, creyó ver la figura del pintor merodeando por su casa, con un candil en la mano.

A la mañana siguiente, cuando salió para despedirle, descubrió que el portón de su casa estaba  pintado de azul cobalto. Fue corriendo hacia el autobús y gritó:

– ¡Pintemos nuestra vida de azul!

Se fueron juntos. Desde entonces, los portones de la Somoza, de azul cobalto, expresan  el deseo de un amor eterno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR
A %d blogueros les gusta esto: